La derecha se rearma para desafiar a Obama desde el "Partido del Té"

El "Tea Party" realizó ayer su presentación oficial en Estados Unidos. Tienen más adeptos que los republicanos. Odian al "socialista" Obama.
Con la visita de Sarah Palin, se produjo ayer la clausura de la primera Convención Nacional del "Tea Party" (Partido del Té), en Nashville, Tennessee.

Luego de embolsar la suculenta suma de 100 mil dólares para ofrecer el discurso de cierre, la ex candidata a la vicepresidencia del Partido Republicano prestó su cara para oxigenar a la derecha más reaccionaria de Estados Unidos en la presentación oficial de los "militantes del té" en la política grande norteamericana.

Parece un chiste, pero no lo es: el "Tea Party" representa la agrupación política que más respaldo obtiene hoy en los Estados Unidos. Según una encuesta de NBC, el 41% de los estadounidenses votaría a un presidente surgido del "Tea", mientras que un 35% lo haría por un demócrata y el 28% por un republicano.

Fueron también los seguidores del Té los productores del "milagro de Massachusetts", luego de impulsar la candidatura de Scott Brown a la banca en el Senado que dejó vacante el fallecido Ted Kennedy, y provocarle a Obama su primer gran traspié.

Con estos golpes, el "Tea Party" se ha convertido en el lugar más propicio para recuperarse de la derrota que le propinó Obama al conservadurismo. Según estos defensores de la "tradición y los valores" de Estados Unidos, el país está gobernado por un "socialista" y es necesario fomentar una organización que pueda recuperar las raíces blancas y protestantes de los "verdaderos" estadounidenses.

Los militantes de este nuevo partido, por caso, sostienen que Obama no nació en Estados Unidos y exigen que el presidente haga público su certificado de nacimiento.

El movimiento se originó en medio del desconcierto en el que quedó la derecha luego de la elección del primer presidente negro en la historia estadounidense. Más tarde, encontraron su caldo de cultivo en las medidas "populistas" que implementó Obama para recuperar la economía de la crisis financiera mediante la intervención pública.

Fue el año pasado cuando hicieron su debut en una protesta en Washington que congregó a centenares de miles de rabiosos antiobamas.

El "Tea Party" tomó su nombre del "Motín del Té" ("Boston Tea Party", en inglés) que en 1773 protagonizaron los colonos americanos que, hartos de los impuestos de la Corona británica, tiraron por la borda cargamentos de té en el puerto de Boston, en Massachusetts.

Los nuevos hombres del té, también se oponen a impuestos: los que implentó Obama para apuntalar los planes sociales de su gobierno.

"Cada uno de los que participan en este encuentro es un soldado de la causa", aseguró Palin en Nashville. Se trata de una causa que se propone desalojar a Obama de la Casa Blanca.

Comentá la nota