Es deplorable el tramo de la 51 a la altura de villa Rebeca

El lamentable estado del camino provocó ayer grandes embotellamientos de vehículos.
En julio pasado se presentaron 8 empresas para iniciar las obras, pero hasta el momento no hay nada definido.

Las últimas lluvias provocaron que una vez más una parte del tramo de la ruta nacional 51 que va desde el aeropuerto internacional Martín Miguel de Güemes hasta Campo Quijano se torne prácticamente intransitable.

Se trata del sector que pasa por villa Rebeca, una zona que experimentó un gran crecimiento demográfico en los últimos años.

En la jornada de ayer, transitar por esta arteria vital se tornó una verdadera odisea para los duplicó la cantidad de vehículos que generalmente la recorren, porque muchos salteños eligieron el dique Las Lomitas para pasar el feriado navideño.

Si bien en distintos sectores de la cinta asfáltica se pueden observar baches de variados tamaños, en la parte de villa Rebeca éstos se multiplican, obligando a los automovilistas a utilizar la banquina y a realizar bruscas maniobras para poder circular sin causar daños a los vehículos.

Lo más llamativo de esta situación es que ningún organismo de control (Policía Vial o la Dirección de Tránsito municipal) se hizo presente en el lugar para advertir sobre el peligro que ello representa y poner un poco de orden.

Ante la consulta de El Tribuno, varios vecinos del lugar señalaron que "es increíble que nadie se haga cargo de por lo menos dar un mantenimiento mínimo a esta parte de la 51. Desde hace años que tenemos el mismo problema", se quejaron, aunque según se pudo saber, en los últimos días máquinas de la Dirección Provincial de Vialidad estuvieron en la zona rellenando y nivelando esa parte de la ruta. De todas maneras esto no evitó que con las recientes lluvias el camino se volviera a dañar.

Más demoras

En julio de este año, ocho empresas se presentaron a la licitación para las obras de la ruta 51, que fue convocada por Vialidad Nacional.

Hasta el momento se desconoce qué empresa será la encargada de materializar los trabajos sobre esta carretera.

Los trabajos previstos incluyen la repavimentación del primer tramo de la ruta, hasta Campo Quijano.

También se ejecutarán obras como alcantarillas y se mejorarán las banquinas, uno de los puntos críticos que presenta hoy el camino.

Otro punto a tener presente y que está previsto en el llamado a licitación es el mejoramiento de la señalización existente, que es muy deficiente.

Una ruta más que vital

Desde el aeropuerto internacional Martín Miguel de Güemes hasta el Paso de Sico, en el límite con Chile, hay 293 kilómetros de distancia. De ese total, sólo 22 se encuentran pavimentados, ya que el resto es calzada enripiada que por sectores se encuentra en muy mal estado.

Esta carretera es de vital importancia no sólo para el tránsito, sino también para la producción salteña, ya que a través de ella se puede llegar a Chile y así colocar los productos locales en los mercados asiáticos mediante el océano Pacífico.

De acuerdo a los plazos que hoy se manejan en la Dirección de Vialidad de la Nación, los trabajos en la 51 recién estarían terminados en 2011, demorando aun más el mentado comercio entre la Argentina, Brasil, Chile, Bolivia y Paraguay para la llamada región de la Zicosur (Zona de Integración del Centro Oeste Americano).

Comentá la nota