Depetri: "Si hay un emblema del traidor, ese es Pablo Bruera"

Depetri: "Si hay un emblema del traidor, ese es Pablo Bruera"
"Estamos continuando con estos encuentros de la militancia que se vienen desarrollando en distintos lugares del país; en este caso, las diferentes agrupaciones de La Plata que hemos estado apoyando el proceso del compañero Kirchner a nivel nacional y a la Presidenta nos convocamos para acompañar en este momento de recambio legislativo", expresó Nery Fures, director de la Región Sanitaria XI, en la conferencia de prensa previa al Encuentro de la Militancia "Unidad en la Acción para la defensa del Proyecto Nacional", que se realizó en el Sindicato La Fraternidad de la capital bonaerense.
"Se empieza a delinear una apuesta muy fuerte de los sectores que siempre se han opuesto a los proyectos populares, y que encabezaron este jueves un acto en el Rosedal -añadió Fures-. Aquí estamos, encontrándonos para dar este apoyo al Gobierno, empezando por lo que es la convocatoria a la militancia para debatir este acompañamiento al gobierno nacional, con el objeto de seguir profundizando el modelo, que es lo que implica seguir convocando a todas las fuerzas para este proyecto".

Del acto participaron también los diputados nacionales Ariel Pasini, Claudia Bernazza, Remo Carlotto y Edgardo Depetri (MC) y los dirigentes Martín Castilla, "Quito" Aragón, Gastón Harispe, Ana Herrán y Ariel Archanco, entre otros.

En diálogo con NOVA, Nery Fures analizó que "algunos sectores han especulado con algunas cuestiones personales antes que priorizar el proyecto nacional. Hoy en día la cuestión pasa por la defensa del proyecto nacional. Vamos a seguir convocando a los compañeros a participar en esta convocatoria amplia, con una condición: se está con el gobierno nacional, con el proyecto, o no se está. No hay medias tintas".

Por su parte, y ante una consulta de este medio, Edgardo Depetri señaló que "el poder económico está expresado en la Mesa de Enlace, en la AEA (Asociación de Empresarios Argentinos), donde están los grupos trasnacionales más importantes, el sector financiero y la cúpula de la UIA, y que tienen un objetivo: que el Gobierno cambie la política económica".

"De hecho, el 29 de junio –recordó el legislador saliente- publicaron una solicitada donde plantearon el pliego de rendición incondicional del gobierno de Cristina Kirchner. El análisis del poder económico, con la derrota que tuvimos en la provincia de Buenos Aires, fue claro, y así lo explicitaron".

Y enumeró: "Plantearon dólar a 6 ó 7 pesos, devaluación de la moneda nacional; que el movimiento obrero no debe discutir más salarios; proteger la rentabilidad de las empresas; que había que restituir las retenciones a los sojeros, bajarlas; enfriar la económica, aquel planteo de (Alfonso) Prat Gay en la campaña, cuando para nosotros el gasto público es inversión social: cloacas, agua potable, vivienda, educación, ahora la asignación por hijo".

"O sea, lo que nosotros para es el recurso público puesto en función de los intereses del pueblo argentino, ellos pidieron que se terminara, y destinar esa inversión en grandes obras de infraestructura que garanticen mayor productividad de las empresas", aseveró Depetri.

"También se opusieron a la Ley de Medios, y terminar las relaciones internacionales con (Hugo) Chávez, Evo Morales y Lula (Da Silva), y volver a restituir relaciones con Estados Unidos. Ese fue el planteo del poder. Se verá la relación de fuerzas. En el Rosedal estuvieron todos los que quieren la destitución del gobierno de Cristina Kirchner. Si se cayera, no se preocuparían demasiado", aseguró Depetri, para luego analizar con que "es una posibilidad que estos cambios los impulsen a través del parlamento, donde también mayoría".

"O promoviendo un ajuste de la económica a través de la inflación, porque amenazan que va a haber un 25 por ciento de inflación el año que viene –continuó-. Van a presionar sobre el dólar, hechos de saqueo, van a promover un candidato taquillero y ganador en las internas abiertas… Lo que nos compete a nosotros es tratar de unir al campo popular y trabajar en solidaridad, todos juntos, entendiendo que este es un proyecto colectivo y que sin Cristina y Néstor Kirchner es muy difícil que avance una política de distribución del ingreso y un Estado presente en la economía".

El tema Bruera

Por otro lado, Depetri enfatizó que "también ponemos una raya con los traidores y los que jugaron para el otro lado. Pablo Bruera jugó para el enemigo, jugó repartiendo la boleta de Francisco de Narváez, o solo, priorizando una disputa local a un proyecto nacional".

"Entonces, nosotros trazamos una diferencia muy clara entre quienes acompañan el proyecto. Pero si hubo un emblema de cómo se traiciona y cómo se cambia de política en función de los intereses sectoriales o personales, ese es Bruera", sentenció.

En ese sentido, y ante una pregunta de NOVA vinculada a las razones de las dobles campañas que hicieron muchos intendentes, "Quito Aragón" consideró que "el poder económico, en términos, generales, es democrático mientras tenga candidatos propios y ganen elecciones; si no ganan, dejan de ser democráticos rápidamente. Esto no es nuevo, y (Mauricio) Macri lo manifiesta. De hecho, ahora designa a (Abel) Posse, que dice que los jóvenes son delincuentes. Desde el conflicto con el campo, vienen perfilando una lógica política y económica que modifique cómo se distribuye la riqueza que producimos todos".

"Cristina lo dice claramente: ‘Lo billetes no hacen billetes’ –añadió Aragón-. Si no hay trabajadores, no hay posibilidad de riqueza. O sea, por más que los ricos quisieran que nosotros no existiéramos, nosotros vamos a seguir existiendo, porque para que ellos puedan ser ricos nosotros tenemos que ser pobres. En esa lógica, también condicionan a muchos gobernadores e intendentes. Es difícil lidiar cuando te tiran un muerto todos los días".

"Van condicionando y agitando las aguas, y aquellos que hacen tiempo están lidiando en el poder conocen el mecanismo, y cuando éste es muy coercitivo y no permite el desarrollo político, surge el condicionamiento –reflexionó-. El poder tiene diversas formas de ir mellando la posibilidad del desarrollo que realmente resuelva los problemas del conjunto de la sociedad".

En esa línea, el responsable de Derechos Humanos del NOA manifestó que "el poder viene condicionando o forzando situaciones para que el proyecto se corra cada vez más hacia sus intereses. En ese mecanismo, nosotros vamos a hacer todo lo que sea necesario para sostener y fortalecer el modelo. Mientras más organizados y cohesionado estemos en términos políticos e ideológicos, vamos a tener mucha más fortaleza para enfrentar estos embates".

"En este espacio están presentes organizaciones sociales, políticas, gremiales, en definitiva, los compañeros que han apostado fuertemente a este proyecto –agregó Nery Fures-. Esta es la conjunción del gran espacio de acumulación que se tiene que dar en estos próximos dos años. La clase trabajadora, encabezando como siempre; y, por otro lado, la convocatoria a los sectores medios, que sabemos que se han comprado una ilusión de que este país va a cambiar desde una política centralizada hacia los grupos de poder".

"Los medios han atacado tanto este proceso que muchos han comprado esto, y hoy se ven las contradicciones, como en el caso de los escándalos de la Ciudad de Buenos Aires. Esto fue una ilusión que agrupó a los grandes grupos de poder mediáticos –calificó Fures-. La clase media siempre ha podido crecer dentro del verdadero peronismo, y no el que tuvimos en la década del ’90, como muchos que se dicen peronistas y en estos momentos están apoyando las políticas de las corporaciones en contra de las grandes mayorías populares".

A su turno, Martín Castilla definió que "en este contexto de prédica antipolítica, nosotros pretendemos más política, porque creemos en ella y estamos convencidos de que no hay Nación ni pueblo sin política. Y lo que los medios están intentando hacer es romper el vínculo del pueblo con la política. Por lo tanto, desde todos estos espacios queremos darle a la política el lugar que tiene que tener, ya que la política es cultura, y la batalla es cultural. Apostamos fuertemente a construir desde el campo popular una unidad en la acción, porque la acción es lo une. Para mí es un honor participar de esta mesa".

El modelo sindical

En otro sentido, y ante una consulta de NOVA, Depetri manifestó que el debate sobre el modelo sindical "trasciende al gobierno de Kirchner". "Los trabajadores tenemos más de 100 años de historia en este país, y hemos pasado por fechas trascendentes. El movimiento obrero es un poder de representación de la clase trabajadora, y está en función de un proyecto político, pero tiene una disputa con el capital, centralmente".

"Nosotros sentimos que debe abordarse una discusión sobre un nuevo modelo sindical en este país. Y no es contra la CGT. Nosotros con Hugo Moyano entramos a la Plaza de Mayo en el ’94, en la Marcha Federal, cuando muchos de los dirigentes sindicales se asociaban al capital y hacían sindicalismo empresario, y son los nuevos ricos de la Argentina, con sindicatos que facturan millones de dólares y condenaron a los trabajadores a la desocupación, pobreza y exclusión", añadió.

Y aclaró: "El problema del modelo no es con Kirchner, sino que es un problema de organización del trabajo. Yo reivindico la necesidad de encontrar un nuevo modelo sindical en la Argentina, y sobre todo incorporar al desocupado como sujeto sindicalizable. Nosotros pensamos que el desocupado es trabajador sin trabajo. El que tiene garantizar el empleo es el capital, que no lo hace porque así obtiene cuantiosas ganancias. Entonces, si podemos cambiar la Ley de Medios de la dictadura, el sistema previsional del menemismo, y ahora estamos discutiendo la reforma política, debemos abordar la discusión de un nuevo modelo sindical".

En ese sentido, el legislador saliente remarcó que la discusión debe abordarse "sin confrontar con el modelo que puede la CGT, que puede ser legítimo, pero que no garantiza la totalidad de la representación de los trabajadores". "En el Estado argentino hay democracia y libertad sindical –subrayó-. El único lugar donde no se puede optar por la democracia sindical es en sector privado, y no por casualidad sólo el ocho por ciento de los establecimientos industriales del país tiene delegados electos, quienes pueden discutir convenciones colectivas de trabajo y salario".

Asimismo, Depetri consideró que "quizás la propuesta de la CTA no es del todo correcta para la etapa, pero lo que no se puede hacer es no discutir. No se puede negar y afirmar que este es el modelo argentino que garantiza los derechos de los trabajadores, cuando sabemos que no lo garantizó. Porque en los ’90 muchos dirigentes sindicales que hoy se alinean incluso con el Gobierno fueron cómplices del neoliberalismo y garantes de la desocupación, de la pobreza y la exclusión para la mayoría de los trabajadores".

"Vamos a esperar una repuesta –afirmó-. Y, si no, seguiremos marchando, entendiendo que el mejor sindicato para los empresarios no es ni siquiera el sindicato amigo o empresario: el mejor es el que no existe. Por eso, quien no quiere libertad y democracia sindical no es principalmente el Gobierno, sino las empresas, porque saben que, si hay posibilidad de organizar a los trabajadores en sindicatos, les vana a discutir la rentabilidad". "Hay que apuntar a las empresas, no al Gobierno", concluyó Edgardo Depetri.

Comentá la nota