"Dependemos de nosotros, y ésta es la situación a la que queríamos llegar"

Con Boca en la mira, Adrián González, el capitán de San Lorenzo, relativizó la discusión sobre ventajas y desventajas en la definición del triangular
Aun con el esfuerzo que demanda sacar adelante cualquiera de estos partidos decisivos del Apertura, hay quienes opinan que San Lorenzo tiene motivos como para sentir alguna incertidumbre en medio de su satisfacción por haberle ganado a Tigre. Los agujeros negros de este triangular parecen imponerle una victoria ante Boca como condición irrenunciable para alcanzar el título, pese a que la matemática no lo obligue. Pero entre toda esa presunta mezcla de sensaciones, ayer, en el Bajo Flores, hubo claramente una de optimismo. Es que ganar es invalorable, más allá de todo. Cambia el cuadro anímico y las expectativas, y eso, es sabido, incluso disimula las limitaciones físicas.

El mensaje del capitán del Ciclón, Adrián González, pasó por esa línea. No es que deje de atender todos aquellos factores, pero antes que nada considera la fortaleza moral que le dejó al plantel el triunfo. "El jugador siempre piensa en ganar, más allá de cualquier especulación. No nos fijamos en lo que pueda pensar Boca sobre lo que lo favorezca o no. Dependemos de nosotros, y ésta es la situación a la que queríamos llegar. Estar en la última fecha y saber que si ganás sos campeón... ¿Qué mejor oportunidad para nosotros?", dice el lateral, nacido hace 32 años en Avellaneda y uno de los hombres del plantel con pasado más extenso en San Lorenzo.

Las pruebas las enumera él mismo. "Tenemos la tranquilidad que nos da un sustento futbolístico importante. Es el último esfuerzo. Estamos a un paso, es nuestra última oportunidad y no queremos desaprovecharla. La motivación de una instancia así es inmensa. Ganar siempre da un envión anímico impresionante. Ahora el equipo no escatimará esfuerzos y confío plenamente en el grupo."

-¿Cómo quedaron físicamente después de ganarle a Tigre?

-Muy bien. El plantel dio muestras permanentes de que está bárbaro. Muchos dirán que en el segundo tiempo San Lorenzo se cansó, pero al ver que no podíamos definir con el tercer gol quizá dejamos jugar a Tigre. En un momento nos complicó ese gol, pero fue por eso.

-¿Tienen reclamos por el arbitraje de Laverni? ¿Baldassi (dirigirá ante Boca) les inspira confianza?

-Si (Laverni) se equivocó, ya pasó. Creo que no es el momento de caerle al árbitro. Siempre estuvimos tranquilos con los arbitrajes, más allá de que a veces uno se sienta perjudicado o no. Baldassi es el mejor árbitro argentino, pero eso no significa que no pueda cometer errores. No es un tema que nos preocupe.

-¿Recuperaron el nivel del primer tramo del torneo?

-Yo creo que estamos mejor. Estamos a un paso de nuestro objetivo, así que eso nos pone anímicamente mejor.

-¿San Lorenzo es el equipo que mejor juega?

-Ahora tal vez la balanza en las opiniones se haya inclinado para nuestro lado. Pero las finales son algo aparte. Estamos en un buen momento, pero en estos partidos eso no garantiza que vas a ganar. No hay que dejar de lado la entrega y todo lo que tiene el equipo, que es importante más allá de jugar bien.

-¿Cómo imaginás el clásico?

-No sé... Uno puede pensar algo y tal vez todo cambie en el primer minuto. Pero en la cancha San Lorenzo debe ser el que se imponga... Ya sabemos cómo juega Boca, y Boca sabe cómo jugamos nosotros. No hay ningún misterio.

* Cuidado especial para Orion y Chaco Torres

Entre los titulares de San Lorenzo, sólo Agustín Orion y Juan Manuel Torres trabajaron en forma diferenciada por leves molestias físicas, pero ambos jugarán mañana. El equipo, ante Boca: Orion; A. González, Bianchi Arce, Aguirre y A. Torres; Barrientos, J. M. Torres, Ledesma y Solari; Bergessio y Silvera. También quedaron concentrados (anoche, a las 23.30) Champagne, Voboril, Meza, Hirsig, Reynoso, Menseguez y Chávez.

Una queja, en carteles

Ayer, en algunos puntos de la ciudad, se vieron carteles con un mensaje acusatorio a la AFA por un supuesto perjuicio a San Lorenzo en la definición del Apertura.

Comentá la nota