La UOM denunció que el parate industrial ya afecta a 8.300 obreros

Antonio Caló, titular del gremio, dijo que hay 8.300 trabajadores despedidos y 4.500 suspendidos. Vaticinó un verano "crítico". Rechazó medidas de fuerza o congelamiento de salarios a cambio de que no haya más cesantías.
Entre despidos y suspensiones, la UOM denunció que la crisis económica ya afectó a 8.300 obreros, casi el 4% de sus 230.000 afiliados. "La cifra surge del informe que, este martes, brindaron los secretarios generales de todo el paìs, con quienes monitoreo cada quince días la situación de nuestro sector", precisó el titular del gremio Antonio Caló.

En declaraciones a Criticadigital, el sindicalista indicó que en total las industrias provocaron 3.800 despidos y 4.500 suspensiones en sus planteles de trabajadores.

Caló vaticinó que la situación "se mantendrá igual" en lo que resta del año, es decir no aumentarán de manera significativa los problemas laborales. Pero sí espera un "febrero crítico" luego del receso de las fiestas de fin de año y del tórrido enero. Por tal motivo, señaló, aguarda "con expectativa" los efectos del "plan B" que lanzó la semana pasada Cristina Kirchner.

El sindicalista, que como número 2 de la CGT representa a los gremios "independientes" que pactaron con los Kirchner la permanencia de Hugo Moyano, sostuvo que el sector más comprometido es el autopartista.

Aseguró que “tal como se intentó un tiempo atrás, la próxima semana” tienen previsto reunirse con los “empresarios del sector para buscar una salida conjunta a la crisis que no implique despedir o suspender a más trabajadores”, pero el inconveniente, adelantó Caló, se presenta “al ser tan grande el número de empresas con las que se debe acordar” y sus diversos intereses.

Caló sostuvo que la gran preocupación de su gremio es que no se rompa el vínculo entre las empresas y los trabajadores, ya que explicó que a los empresarios les costó mucho capacitar a su personal como para tener que prescindir de su fuerza de trabajo.

Se mostró confiado en que los créditos blandos que lanzó el Banco Nación para la compra de maquinarias permita a las empresas retomar con fuerza su actividad. Aunque se excusó de “pensar en el largo plazo, en Argentina es dedicarse a hacer futurología”.

Comentá la nota