La ONU denunció fraude en Afganistán

Advirtió que hay "evidencia clara" de irregularidades en las elecciones y ordenó un recuento parcial; Karzai ganaría en primera vuelta
KABUL.- En un fuerte revés para el presidente Barack Obama, que ha aumentado la presencia militar en norteamericana en Afganistán para combatir a los talibanes y reforzar el proceso democrático, la comisión electoral de Naciones Unidas (ONU) en ese país dijo ayer que había encontrado "evidencia clara y convincente de fraude" en las elecciones presidenciales del mes pasado y ordenó un recuento parcial.

La declaración de la ONU, que abre las puertas a un nuevo escrutinio que duraría varios meses, provocó gran incertidumbre en el país, ya que justamente ayer la Comisión Electoral proclamó ganador en primera vuelta al presidente Hamid Karzai, un aliado de Estados Unidos, que habría obtenido el 54,1% de los votos.

Su principal rival, el ex canciller Abdullah Abdullah, obtuvo el 28,3% de los votos, según datos de la comisión electoral afgana.

Los anuncios de los resultados coincidieron con una serie de atentados talibanes en plena capital que dejaron tres civiles muertos y reforzaron el sentimiento de que la insurrección se fortalece pese a los esfuerzos militares estadounidenses y de los países de la OTAN.

Los funcionarios internacionales que supervisan los comicios inmediatamente cuestionaron los resultados, lo que dejó en una posición complicada al gobierno de Obama. El mandatario busca apoyo internacional y doméstico para la guerra en Afganistán, que ya lleva ocho años y es cada vez más impopular en Estados Unidos y Europa (ver aparte).

Hace unos días, aviones de la OTAN bombardearon camiones cisterna que almacenaban combustible y que habían sido robados por los rebeldes, en un ataque que dejó un centenar de muertos, muchos de ellos civiles.

El ataque fue ordenado por las tropas alemanas en Afganistán (ver aparte) y el alto número de víctimas civiles que habría dejado provocó una fuerte polémica en Alemania, Gran Bretaña y España por el papel de las fuerzas europeas en el combate de la insurgencia afgana.

La situación en Afganistán, país al que Obama considera central para su política exterior, también está provocando una fuerte controversia en Washington en momentos en que crece la oposición al envío de más tropas norteamericanas.

Algunos asesores del mandatario creen que habría que enviar inmediatamente 45.000 soldados más que los 68.000 que Obama anunció para fines de este año, mientras otros creen que se necesitan sólo 15.000.

El intenso debate sobre el incremento de tropas en Afganistán podría perjudicar aún más la deteriorada imagen de Obama en momentos en que la crisis económica y la reforma del sistema de salud son vistas como prioridades por los estadounidenses.

En este contexto, las dudas sobre los comicios incrementaron ayer aún más la incertidumbre en Afganistán. La comisión electoral de la ONU advirtió que escrutinio incluyó cientos de miles de votos sospechosos que hubieran sido excluidos si los responsables hubiesen usado correctamente las salvaguardias del sistema computarizado de conteo de sufragios.

Un funcionario occidental citado por The New York Times admitió que Karzai no hubiese logrado más del 50% de los votos si se hubiese usado el sistema correctamente. "Estaría por debajo del 50% si se hubiesen excluido los votos fraudulentos", dijo.

Además, la comisión de la ONU dijo ayer que había encontrado "un patrón claro" de fraude en mesas electorales de provincias del sur y del este del país, como Kandahar, Paktika y Ghazni.

En estas regiones, en las que Karzai ganó ampliamente, la comisión detectó "un número excepcional de votos para presidente" en relación con los sufragios para otros cargos y "un porcentaje excepcionalmente alto de votos para un candidato o dos".

Además, según la denuncia, grupos de afganos leales a Karzai entregaron boletas de cientos de puestos de votación inexistentes. "Aquí hubo fraude en masa", afirmó ayer un diplomático citado por The New York Times .

Por otra parte, un atentado suicida frente a la base de la OTAN en el aeropuerto de Kabul dejó ayer tres civiles muertos, apenas unas horas después de que fueran abatidos dos hombres armados que atacaron la base estadounidense de Camp Phoenix, en Kabul.

Comentá la nota