La CTA denunció 47 mil desocupados más desde 08

La gremial sostienen que otros 14.700 empleos estuvieron en riesgo por modificaciones de las condiciones laborales.
El abogado asesor de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Horacio Meguira, indicó hoy que entre noviembre y diciembre, en el marco de la crisis financiera internacional, "se han perdido 47.000 puestos de trabajo" y que otros 14.700 empleos estuvieron en riesgo.

"De acuerdo a los datos del Observatorio Jurídico de la CTA, en noviembre y diciembre teniendo como fuente medios alternativos de prensa y otros oficiales, se han perdido 47.000 puestos de trabajo", puntualizó.

Meguira acotó que en esos dos meses los datos de la cartera laboral también "muestran que hubo 14.700 empleos en riesgo" ya sea por propuestas de despido, o suspensiones, y modificaciones de condiciones de trabajo.

Al respecto, precisó que "de enero ya hay cifras oficiales del Ministerio de Trabajo de procedimientos de crisis, y fueron 8.700 puestos que se propusieron modificaciones".

El letrado anticipó que a fines de febrero la CTA dará a conocer un informe con las cifras actualizadas. En declaraciones a radio El Mundo, Meguira reiteró que en las próximas negociaciones paritarias, la postura de la CTA sigue siendo un piso de 25 por ciento de incremento salarial, "porcentaje tomado de la inflación en los productos alimentarios", justificó.

El abogado consideró que el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, "ha fracasado" en la estrategia de reducir el empleo en negro y mejorar el poder adquisitivo.

"En diciembre, el 50 por ciento de los asalariados registrados y no registrados ganaba menos de 1.500 pesos", precisó, mientras que el empleo informal se redujo sólo 7 por ciento en seis años.

Al respecto, cuestionó que lo que está haciendo el Gobierno respecto al empleo "es muy débil", e insistió en la propuesta de la CTA de prohibir despidos en tanto la empresa no pueda probar que la crisis está poniendo en peligro su continuidad.

"Si no lo prueba, tiene que seguir empleando, porque hay una situación de emergencia", aclaró.

Meguira vaticinó que "la crisis se va a agravar porque no existen dos economías, una en negro y otra en blanco, sino que se relacionan".

"Por eso, lo que se está produciendo en el empleo precario en algún momento se va a reproducir en el empleo formal, que hasta ahora el gobierno se había ocupado de que no trascendiera, que la sangre no llegue al río", auguró.

El abogado explicó que "si comparamos anuncios de las empresas a través de medios de difusión con las cifras oficiales de procedimiento de crisis, se ve claramente que es muy pequeño el sector sindicalizado que sigue el procedimiento de crisis. La mayoría de los casos se produce informalmente y las pérdidas de los puestos de trabajo no siguen el procedimiento legal".

Meguira señaló que la acción del gobierno "está más dirigida al empleo en el corazón de fábricas".

"Son más criterios de gobernabilidad política que de preservación del empleo, pero la realidad es que las medidas adoptadas no permiten determinar todavía si hay o no vocación de intervención en la preservación de los empleos", aseguró.

Dijo además que hay "una discriminación para la pequeña y mediana empresa, "ya que se están dando facilidades y subvenciones al consumo y a los trabajadores y no por el lado de la oferta, a los empresarios".

En cambio, instó a preservar el mercado interno y alentar las obras públicas, al advertir que "no vemos que lo hagan con la celeridad que requiere la crisis".

Además, resaltó que el pedido de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para que las empresas que ganaron mucho antes, ahora sean solidarias ante la crisis, denota "una noción muy infantil del capitalismo, porque el dinero que se incorpora como renta, no vuelve".

Comentá la nota