La UCR denunció por coimas a la correntina que cambió su voto

Es la senadora que reconoció que recibió presiones para que modificara su postura.
El inesperado voto positivo a la ley de medios de la senadora correntina Dora Sánchez ¿quien poco antes había calificado el proyecto como "un mamarracho"¿ sigue dando tela para cortar. El presidente de la UCR, Gerardo Morales, la denunció ayer por presunto "cohecho pasivo" -cobro de coimas- y pidió las declaraciones testimoniales de Néstor Kirchner y Julio Cobos.

La primera denuncia fue radicada por el abogado porteño y titular de la Asociación Civil Anticorrupción, Ricardo Monner Sans. Morales se sumó luego y en las puertas de los tribunales de Comodoro Py, precisó que solicitó a la Justicia que investigue si existió "cohecho pasivo en el caso de la senadora" y "cohecho activo" por parte del Gobierno, al presionar supuestamente a la legisladora y ofrecerle ayuda a su provincia para que cambiara su voto en la ley de radiodifusión, que en un principio iba a ser negativo. Sánchez está encolumnada detrás del gobernador Arturo Colombi, que perdió las elecciones frente a su primo, Ricardo Colombi.

"Hay que ponerle un límite al transfuguismo, a las presiones del Gobierno y a gente que se da vuelta con un precio", advirtió el legislador. Morales puntualizó que, en la presentación, se solicitó que, además de la declaración de la senadora, se pidan las testimoniales del jefe de Gabinete Aníbal Fernández, de Kirchner y de Cobos "que estuvo con ella" y "a los periodistas que le han hecho notas para que terminemos, de una vez por todas, con esta situación".

La jugada de Morales se da en momentos en que la vida interna del radicalismo está que arde. Llamó la atención que a Cobos lo haya llamado "vicepresidente", cuando muchos en el partido impulsan su vuelta y lo ven como presidenciable. Vale recordar que Cobos había apoyado en la elección correntina al gobernador, aunque se abrió cuando su delfín pasó a segunda vuelta y todos los sondeos lo daban perdedor. Morales, en cambio, estuvo en el bando de los ganadores aquel domingo.

Pese a haber calificado de "mamarracho y mamotreto" la ley de medios y adelantar permanentemente su voto en contra, Sánchez terminó aprobando la iniciativa tras una reunión que el gobernador de Corrientes, Arturo Colombi, mantuvo con Kirchner en Olivos un día antes de la discusión del proyecto en el Parlamento.

Ayer a la mañana, Morales pidió a la Justicia que establezca si la actitud de la senadora "se encuadra en el artículo 256 y otros concordantes del Código Penal que establece la figura de cohecho pasivo". Mencionó también la posibilidad de que la conducta de Sánchez esté reñida con el artículo cuarto de la Convención Interamericana contra la Corrupción, contemplada en la ley nacional 24.759.

Precisó que esa legislación dice que "el requerimiento o la aceptación directa o indirecta por un funcionario o personas que ejerzan funciones públicas de cualquier objeto de valor pecuniario u otros beneficios, como dádivas, favores, o ventajas para sí mismos o para otras personas a cambio de realizar u omitir cualquier acto en ejercicio de sus funciones públicas, es un hecho de corrupción".

Comentá la nota