Denunciaron en la Legislatura maniobra de funcionarios que le costó 100 mil pesos al ISJ

Se trata de la compra de dos máquinas embozadoras para fabricar credenciales magnéticas. El diputado Oscar Agustín Perassi (FPJ) reveló que se violaron numerosas normas del régimen de contrataciones del Estado y del Tribunal de Cuentas. El oficialismo se negó a aprobar una resolución que proponía crear una comisión investigadora.
El presidente del bloque de diputados del Frente Primero Jujuy, Oscar Agustín Perassi denunció en la sesión de ayer groseras irregularidades en el trámite de compra de dos máquinas para fabricar credenciales magnéticas en el Instituto de Seguro de Jujuy, operación que habría causado a la obra social perjuicios del orden de los 100 mil pesos.

En una extensa exposición, el legislador reveló que en 2007 las autoridades del ISJ pusieron en marcha un proceso de compra de las máquinas que evidencia anomalías en las fechas mismas del expediente y en la estimación que hace el organismo del precio de las máquinas, un 75 por ciento mayor al monto del único pedido de cotización que presentan las actuaciones.

La falta de autorización para la adquisición de bienes de capital de acuerdo a lo que dispone el Decreto 750-H-/04 es otra de las irregularidades, como también que las invitaciones a la licitación fueron previas al dictado de la resolución de aprobación del llamado. Asimismo, explicó Perassi, no surge del expediente la inscripción el Registro de Proveedores de ninguna de las casas comerciales invitadas.

El diputado también cuestionó el adelanto de 90 mil pesos que el instituto le hizo al único oferente el mismo día del dictado de la resolución que adjudicaba la contratación, el que por otra parte presenta una cédula fiscal que no le pertenece.

Según el legislador, en varias oportunidades los funcionarios del ISJ desoyeron observaciones del Tribunal de Cuentas sobre el cumplimiento de las normas de contratación y siguieron adelante con la operación, en la que está implicada una firma denominada Bemir-Seguridad Monitoreada.

"La Cámara tiene que procurar el esclarecimiento de los hechos", sostuvo para remarcar que es claro y evidente que las autoridades de la obra social "no han tenido ni tienen ningún respeto por cumplir con la Constitución, las leyes y reglamentos".

Al recordar que en 2006 el partido Lyder hizo caer con una denuncia penal el primer intento de imponer credenciales magnéticas en el instituto, entonces a través de una operatoria con Tarjeta Noa, Perassi responsabilizó a Eduardo Fellner, quien ocupaba el cargo de gobernador, a quien llamó el "jefe de la pandilla".

"Walter Barrionuevo estuvo muchos años en la política y no se enriqueció, pero sus funcionarios heredados le empezaron a manchar su gestión", subrayó para pedir el tratamiento sobre tablas de un proyecto de resolución creando una comisión investigadora sobre los hechos, en la idea que al mandatario "hay que ayudarlo" a luchar contra la corrupción.

El bloque Justicialista, luego de un cuarto intermedio, no apoyó la solicitud del legislador del Frente Primero Jujuy con el argumento que la denuncia, en vez de ser planteada en la Legislatura, debió haberse radicado en el Poder Judicial. Así, el respaldo del Radicalismo, de Lyder y Unión por Jujuy cayó aplastado bajo la mayoría del PJ.

La alusión a Fellner dio lugar a que desde el bloque oficialista Miguel Morales y Miguel Rioja replicaran con dureza las expresiones de Perassi, a quien el primero hizo blanco de una andanada de insultos y descalificaciones: "zaino, oportunista y traidor", le dijo en un momento.

Comentá la nota