Denunciaron irregularidades en la compra de las urnas

Denunciaron irregularidades en la compra de las urnas
Los proveedores del Estado sospechan que digitaron la compra de insumos electorales.
La Unión de Proveedores del Estado (UPE), que agrupa a 1.200 empresas, denunció una serie de irregularidades en las licitaciones con las que el ministerio del Interior adquirió 50 mil urnas e insumos de librería que se usarán el próximo domingo.

La denuncia, a la que accedió Clarín, fue presentada ante el ministerio del Interior y lleva la firma de Daniel Argüello, gerente general de la UPE. Asegura que los requerimientos de las dos licitaciones cuestionadas -por casi $ 2 millones- "cercenaron la concurrencia de oferentes" y sospecha que se trató de licitaciones "direccionadas". Voceros del ministro del Interior Florencio Randazzo, a cargo de esas compras, dijeron a Clarín que las licitaciones "no tuvieron impugnaciones en tiempo y forma", por lo que las consideran incuestionables.

Al decidir adelantar las elecciones para este 28 de junio -cuando estaban previstas para octubre-, el Gobierno debió acelerar los tiempos para la adquisición de insumos electorales. El 27 de marzo convocó a la compra de urnas de cartón descartable y elementos de librería que van desde bolsas de seguridad, cajas de embalaje, almohadillas para sellados. Todo esos elementos son indispensables para abastecer los más de 13 mil locales de votación habilitados para el domingo.

Las licitaciones incluyeron un requisito especial, el que generó la demanda. Los oferentes debían presentarle al Estado una prueba de urnas con certificados de calidad obtenidos en el Instituto de Tecnología Industrial (INTI) y que los sellos y almohadillas debían ser acompañados por un "test de imprimibilidad" expedido por el Centro de Investigación Gráfica de la Fundación Gutenberg. Se exigió a los oferentes que presenten las muestras y sus certificados de calidad el 1° de abril, es decir, cuatro días después del llamado. Una tarea, según la Unión de Proveedores, imposible. "La solicitud de esos certificados -dice la queja- demandaba un plazo que hacía imposible su presentación antes de la fecha de apertura". Lo que llamó más la atención de los proveedores es que ese apuro no tomó por sorpresa a todos. Hubo dos empresas, "Sellos On Line" y Grupo Megasur, que presentaron sus muestras con certificados firmados el 23 de marzo, con anterioridad al llamado licitatorio. Algo similar ocurrió con el otro pedido de compras. "Podrían haber pedido una prórroga y no lo hicieron", se defienden en el Ministerio.

La sospecha de los denunciantes es que las empresas elegidas sabían de antemano las condiciones de las compras. "Se sugiere la existencia de algún medio de difusión que hizo que los oferentes cumplidores de la certificación accedieran antes de tiempo al conocimiento del requisito" -dice el escrito-, "con lo cual nos encontraríamos en la presencia de un presunto direccionamiento de la licitación".

Comentá la nota