Denunciaron al intendente que se negó a cerrar un prostíbulo

Una fiscal denunció en la Justicia al jefe comunal de Lonquimay, Luis Rogers, y al comisario local, Darío Alanis, por "incumplimiento de los deberes de funcionario público"
Una fiscal denunció en la Justicia el intendente y el comisario de la localidad pampeana de Lonquimay, Luis Rogers y Darío Alanis, al considerar que incurrieron en un delito al negarse a cerrar un cabaret.

Se trata del local nocturno, calificado como "whiskería" donde se ejercía la prostitución, que el jefe comunal había dicho que allí se daba "contención espiritual" a los clientes.

La presentación fue realizada el viernes en Santa Rosa por la fiscal Alejandra Ongaro, quien radicó una denuncia penal por "incumplimiento de los deberes de funcionario público".

Además, repudió que el jefe comunal, ante la denuncia, se haya defendido "al sostener que se trata de una whiskería sabiendo que (el local) funciona como prostíbulo".

Según fuentes judiciales, el intendente realizó "una defensa vehemente del negocio, cuando dijo que era un lugar de contención espiritual de camioneros, viajantes y jóvenes", además de "amenazar con vetar cualquier ordenanza que prohíba el funcionamiento de (lo que denominó como) la única whiskería".

La fiscal, además de promover una acción contra el intendente, denunció también al comisario de la localidad al acusarlo de connivencia, como supuesto facilitador de la prostitución en Lonquimay, de 1.500 habitantes.

El local al que se refirió la fiscal en la denuncia se denomina Good Night.

Según fuentes judiciales, los concejales que aprobaron hace una semana una ordenanza por la cual se prohibieron las instalaciones de cabarets, pero que a su vez permitieron que siguiera funcionando Good Night, no fueron acusados.

En La Pampa, el gobernador Oscar Jorge promueve el cierre de los cabarets para combatir el delito de trata de personas, luego que la intendencia de Santa Rosa iniciara la clausura de este tipo de locales en mayo último.

A esa iniciativa, que recibió el elogio de la secretaría de Derechos Humanos, se sumaron seis localidades, como Quemú Quemú, con 5.000 habitantes, ubicada en el norte de la provincia.

Comentá la nota