Denunciaron contaminación por explotación petrolífera en parque nacional de Jujuy

La entidad ambientalista La Huella Gaucha elevó a diputados un informe dando cuenta de las transgresiones legales y contaminación relacionadas con la actividad minera desarrollada en territorio del Parque Nacional Calilegua y la presencia de un pasivo ambiental muy importante en el territorio provincial.
En el manifiesto, la organización recordó serias irregularidades ocurridas el año pasado y originadas en actos administrativos del Ministerio de la Producción y Medio Ambiente, que obligaron al director de Minería "a suspender la UGAMP, al Secretario de Medio Ambiente a suspender pedidos de cateo y desmontes ya autorizados en áreas protegidas por leyes nacionales, provinciales y tratados internacionales, a la Secretaría de Cultura a intervenir para la paralización de emprendimientos mineros en la Quebrada de Humahuaca y a ese honorable cuerpo a aprobar el 14 de Agosto de 2.008, la Resolución N° 10".

"Hoy podemos asegurar que las raíces que originaron las irregularidades denunciadas no fueron extirpadas ya que nuevamente nos encontramos con ustedes por situaciones similares", añadió.

En la primera parte del informe, se historia sobre las explotaciones petrolíferas en la zona, que datan del año 1969 con el yacimiento de Caimancito gerenciado por YPF.

"En 1979 por decreto nacional, el parque nacional Calilegua se creó cuando la provincia de Jujuy donó el dominio y cedió la jurisdicción por ley 3586 del 27 de noviembre de 1978, a favor del Estado Nacional y con destino al por entonces Servicio Nacional de Parques Nacionales, con afectación al sistema de la ley 18.594 de Parques Nacionales (ADLA XXX-A pág.159, precursora de la actual 22.351) que en su artículo 5 inc. b, establecía expresamente la prohibición de la actividad exploratoria y de explotación minera", explicó La Huella Gaucha .

En 1992, mediante Concurso Público internacional 1/92 se adjudica el Yacimiento Caimancito a la UTE Petróleos Sudamericanos – Necon, mientras que mediante Decreto PEN N° 1275 de Agosto de 1992 se concesiona el yacimiento Caimancito a la UTE Petróleos Sudamericanos S.A.- Necon S.A.

En 2008, la UTE Petróleos Sudamericanos S.A. -Necon S.A cede derechos y obligaciones a PLUSPETROL S.A. El decreto provincial de Jujuy No. 687 del 6 de mayo de 2008 autorizó dicha cesión a través de dos empresas más (HOMAC S.A. y JCR S.A.)

"Del simple análisis realizado surge claramente que a partir del año 1992 se inicia una concesión cuando ya existía el Parque Nacional Calilegua y como veremos a continuación también existía la ley N° 22351", señaló.

"No hay dudas –añadió- que se trata de un ámbito territorial de naturaleza federal, a pesar de las indefiniciones originadas por la falta de la ley de declaración exigida por el Art. 1° de la ley N° 22351, situación que deberá ser analizada si es conveniente modificar considerando que actualmente tiene categoría de Reserva Natural Estricta que es de mayor protección cat. I UICN" y situación de irregularidad generada a partir de la sanción de las Leyes Provinciales N° 4501 y N° 3586, vaguedad que está en manos de los diputados jujeños eliminar".

Pasivos documentados por La Huella Gaucha.

Pasivos documentados por La Huella Gaucha.

Hablando de la situación actual del Parque, se indica que la empresa Pluspetrol lleva adelante la explotación petrolera con serias anormalidades desde el punto de vista ambiental. "Se avanza en la explotación con apertura de caminos, perforaciones, obras en zonas de baterías, etc. sin existir el Estudio de Impacto Ambiental", precisa La Huella Gaucha.

Dice además que existen grandes anormalidades en alrededor de 20 pozos que la empresa no explota tales como elevada contaminación, zonas sin cercar, perdidas de crudo, elevado riesgo de incendio, inexistencia de caminos de acceso, instalaciones obsoletas e inseguras.

Las cañerías en general no cumplen con las normas mínimas seguridad y existe contaminación de un arroyo con agua de formación, puntualiza.

Para la organización ambientalista, todo esto sucede debido a la falta de intervención de la Secretaria de Energía de la Nación y de la Dirección de Producción y Minería y Recursos Energéticos de la Provincia como autoridad de aplicación de la ley de hidrocarburos.

"La contaminación producida no queda circunscripta al área del parque sino que afecta terrenos de la Provincia sin que nadie intervenga a pesar de las numerosas notas presentada por APN al Director de Minería y al Secretario de medio Ambiente de la Provincia", estima.

Por otro lado, advierte que fuera del Parque Nacional Calilegua, a una distancia aproximada de 800 metros, en territorio de la Provincia, se encuentra el pozo Caimancito e-3, pasivo ambiental dejado por YPF, en donde surge un importante caudal de agua de formación contaminando un brazo del arroyo Yuto que luego de atravesar el Parque desemboca en el Río San Francisco que es un afluente del Río Bermejo.

La entidad recordó las disposiciones de la Resolución 105/92 de la Secretaría de Energía sobre normas y procedimientos que regulan la protección ambiental durante operaciones con hidrocarburos: "el agua de producción, comúnmente denominada agua de purga –el agua de purga está integrada en mayor proporción por agua de formación- constituye en la etapa de producción y desarrollo el residuo contaminante de mayor incidencia. Además de contener altos tenores de sales disueltas, retiene parte de los hidrocarburos solubles durante el tratamiento y separación del petróleo, así como también puede estar acompañada por gases peligrosos como SO2 o SH2. Por lo tanto, su confinamiento en reservorios que no contaminen el agua dulce, sea ésta superficial o subterránea, debe considerarse prioritaria".

La Huella Gaucha subrayó que esta irregularidad es responsabilidad exclusiva de las autoridades provinciales y sostuvo se deberían abordar en forma urgente las acciones necesarias para proceder al sellado del pozo y verificar que esta situación no se repita en otros puntos del territorio provincial.

Comentá la nota