Denunciarán a los sospechosos de la quema de 30 mil hectáreas

Una comisión policial recibirá el lunes la denuncia de un productor que identificará a uno de los que iniciaron los incendios en Saladillo. Un peritaje de Bomberos determinó en otro establecimiento que también ardió intencionalmente.
El desolador espectáculo que muestran las 30 mil hectáreas quemadas en sólo una semana al norte de Saladillo y a 60 kilómetros al este de San Luis, tiene al menos un culpable y es un productor que será identificado el lunes cuando un auto policial visite a su vecino para que formalice la acusación.

Al menos así lo prometió Norberto Giaini ante los ministros de Seguridad y del Campo, Daniel Poder y Sebastián Lavandeira Muñoz, y el jefe de Bomberos de la Policía, Guillermo Musri, cuando recorrían el desastre productivo y ambiental junto a El Diario de la República.

Precisamente en ese campo serrano de pocas vacas y a 25 kilómetros al norte de Saladillo un grupo de bomberos guió el trabajo de una máquina de vialidad provincial cuando abrió un camino de cinco mil metros a lo largo de lomas y bañados, que terminaron por salvar cientos de miles de hectáreas.

El productor que será acusado

Este incendio comenzó el sábado 22 de agosto y consumió casi la mitad de lo que ya se quemó hace una semana en el límite con Córdoba, entre La Punilla y Papagayos, detalló Musri poco antes de ingresar al camino de tierra que lleva al paraje Los Membrillos y donde remolinos de viento levantan columnas grises de cenizas que por momentos parecen nuevos incendios.

No sólo hay un sospechado de iniciar esta quema histórica en campos donde la actividad excluyente es la ganadería bovina y caprina, sino que un peritaje practicado por el propio jefe de bomberos determinó que en uno de los campos quemados se inició otro fuego intencional, un día después de que se apagara un largo frente cuando llegó a un lote arado.

Todavía no se sabe quién fue, porque los puesteros, que viven a cincuenta metros de allí le dijeron a la policía que ese día no estaban. Sin embargo abundan los comentarios en la zona sobre viejas rivalidades entre vecinos que estarían involucradas en al menos tres focos iniciados mientras los bomberos ya estaban en la zona.

"Todavía quedan productores que no saben o no hacen caso a la prohibición total de las quemas controladas vigente", se lamentó Omar Terc, jefe del Programa San Luis Solidario que también acompañó en la recorrida.

La quema de alambres alcanzó más de 25 mil metros de ambos lados del camino entre Saladillo y Los Membrillos, quizá el daño más costoso en una zona donde el relieve deja poco espacio para los cultivos.

Según Daniel Camili, ganadero cuyo campo alcanzaron las llamas porque un vecino encendió un contrafuego con la fallida intención de salvar el suyo, calculó que reponer alambrados costará 14 pesos el metro, 4 en materiales y diez por mano de obra.

"Ponemos en riesgo la vida de los bomberos y los habitantes rurales y se producen importantes gastos para enfrentar estos siniestros", indicó el ministro Poder al destacar lo importante que significa que los productores denuncien los casos intencionales que conocen.

Comentá la nota