Denunciarán negocios pingüinos con tabacaleras

El abogado Monner Sans presentará un escrito con tres ejes: "actitudes complacientes" del Gobierno a Massalin y Nobleza Piccardo; connivencia entre los inspectores, y una ley que les otorga "libertad de acción con lesión del fisco".
El presidente de la Asociación Civil Anticorrupción, Ricardo Monner Sans, presentará hoy ante la Justicia una denuncia acerca de la presunta “relación espuria” entre las dos tabacaleras más grandes instaladas en el país –Philip Morris, en su versión local Massalin Particulares, y Nobleza Piccardo– y la administración pública, que, según explicó, podría implicar delitos por “incumplimiento de deberes” de algunos funcionarios públicos.

Los ejes de la denuncia que se presentará ante la justicia federal criminal y correccional son tres. El primero tiende a demostrar que desde el Ministerio de Economía, la AFIP y la Secretaría de Agricultura hubo “actitudes complacientes” hacia las dos tabacaleras que concentran el 97% del mercado.

La segunda línea de investigación apunta a la sospechada connivencia entre los inspectores y las tabacaleras. La hipótesis que plantea Monner Sans indica que el “inspeccionado” le enseña a inspeccionar al “inspeccionador”. En el texto judicial se solicita que la AFIP informe “dónde se dan o se han dado las clases de inspección a los empleados encargados de inspeccionar los establecimientos vinculados con el tabaco”.

El tercer punto solicita que se investigue el proyecto de ley enviado por el Ejecutivo, aprobado por el Congreso en una semana, pero que aún no fue publicado en el Boletín Oficial. Según denuncia Monner Sans, ese proyecto –enviado como un proyecto de “medidas económicas para desalentar el consumo de tabaco”– genera un “precio mínimo” por arriba del cual “las empresas tienen libertad de acción con lesión del fisco”.

Para reforzar la presentación, el abogado recordó que la Argentina adhirió a las pautas internacionales fijadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en materia de consumo de tabaco.

Además, introduce la denuncia con una reseña de acciones judiciales que fueron presentadas en otras partes del mundo. Así, señala que “la fiscalía de Milán se atrevió a acusar a la empresa tabacalera que es la mayor del mundo. De origen norteamericano, efectivamente, Philip Morris ha sido investigada en Italia por evasión en el pago de impuestos a las sociedades”. Y sigue el recorrido por Europa. “En España –continúa– la Fiscalía Anticorrupción se atrevió a vincular a las multinacionales estadounidenses Philip Morris y Reynolds con el contrabando de tabaco”. Por último alude a que la Comisión Europea “ha acusado a las tabacaleras de fijar los precios y de organizar directamente las redes de tabaco en Europa”.

Al finalizar la reseña internacional, Monner Sans plantea una pregunta en la que señala que con las tabacaleras la Argentina está frente a un caso similar al de la empresa alemana Siemens –que él mismo denunció-. “¿Necesita la Argentina que diez o veinte años después aparezca la investigación de las propias empresas, al modo de Siemens, para ratificar la información conocida y no investigada en nuestra propia jurisdicción?”, pregunta. Y él mismo se responde: “Espero que no”.

Comentá la nota