Denunciarán por acoso sexual a tres jerárquicos de Tránsito

Son empleados con jerarquía que le hicieron propuestas deshonestas a cinco contratadas. En la denuncia, aseguran que no les renovaron el contrato por rechazar a sus jefes
Si para conservar el trabajo tenés que acceder a las repetidas y permanentes ofertas sexuales de un jefe, el empleo se convierte en un infierno.

Eso le ocurrió a cinco mujeres que se desempeñaban como contratadas en el área de Tránsito de la Municipalidad de Villa María. Hoy, ninguna está trabajando porque "no les renovaron el contrato", aunque en realidad, aseguran que fue porque no accedieron a las propuestas deshonestas de sus superiores.

En medio de ese infierno que les dejó secuelas -una de las chicas estuvo internada en grave estado-, decidieron recurrir a la abogada especialista en derechos humanos Cecilia Pérez Correa.

La letrada estará hoy en Villa María y probablemente ingrese la demanda a Tribunales.

En diálogo con Radio Neo, la abogada cordobesa dijo que las acciones legales serán "contra las personas que acosaron y contra el Estado municipal, que en vez de sancionarlos los premia con ascensos".

"El intendente puede saber o no la situación, pero es indiscutible que es responsable", agregó.

Los hechos

Los episodios denunciados ocurrieron entre 2006 y 2008 y las chicas debieron padecer "desde insinuaciones hasta tocamientos".

La situación comenzó con piropos groseros, chistes alusivos al sexo, roces no deseados por las chicas y desembocaron en la propuesta directa.

"El acoso en este caso se da en un contexto laboral, partiendo de un superior hacia una dependiente, que aprovecha esa ventaja", aclaró. Es decir, que no es una simple declaración de un hombre a una mujer, sino que condiciona la continuidad laboral -todas eran contratadas- a la aceptación de esas propuestas.

"Es una falta de respeto a la condición de mujeres trabajadoras y que estaban en esa precaria condición que representa el contrato a término", destacó Pérez Correa.

La denuncia será presentada hoy si terminan de reunir los testimonios de los profesionales de la salud que asistieron a las chicas que fueron víctimas de la situación y que hoy, por conservar la dignidad, perdieron el empleo. La Justicia las puede resarcir.

Comentá la nota