Denuncian más ventas apócrifas de lotes en Estación Chapadmalal

La Justicia pidió la quiebra del titular de varios lotes en la zona. Un supuesto heredero vendió sin escrituras. Las familias, engañadas, sólo recibieron boletos de compra-venta. Ahora se negocia para que no queden en la calle.

Cinco familias afincadas en el barrio Estación Chapadmalal corren el riesgo de perder sus viviendas a raíz del pedido de remate de un juez comercial de Capital Federal, que desarrolla el proceso de quiebra del titular de esos lotes.

Al parecer, esas familias, engañadas en su buena fe, compraron en situación irregular. Hicieron la operación con boletos de compra-venta pero nunca accedieron a la titularidad porque no existían las escrituras. Según se sospecha, el vendedor, que se habría presentado como heredero del titular, no contaba con la documentación pertinente para vender, por lo que efectuó una estafa.

Ahora, las familias afrontan una situación compleja que requerirá una negociación con el Juzgado Comercial N° 2 de Capital Federal, para que sus viviendas, construidas en esos lotes, no sean rematadas y, por ende, terminen en la calle.

"Habría unos 150 lotes en la misma situación en el barrio. En Estación Chapadmalal (donde se calcula que residen 2.000 personas) estimo que no más del 10 por ciento de la gente tiene escrituras. Ahora estamos entablando diálogo con el juez Juan Roberto Garivoto, del Juzgado Comercial N° 2 de Capital y hay buena voluntad de solucionar el tema. Pero la quiebra sigue adelante y es probable que los vecinos tengan que pagar algún monto para obtener la titularidad que nunca tuvieron", señaló Angel Lenzo, delegado municipal de Batán.

"Acá hay un personaje que efectuó estafas reiteradas, según se desprende de la situación que está saliendo a la luz. Y la gente compró sin estar informada, engañada en su buena fe", explicó el funcionario.

El nombre del supuesto estafador fue mantenido en reserva pero se trataría del mismo que realizó más de un centenar de operaciones irregulares. Incluso se lo vincula con la venta de un terreno cuyo titular había hecho la donación para construir allí una plaza, también en Estación Chapadmalal. Y el argumento que habría dado a los compradores era que las escrituras serían emitidas por la Casa de Tierras de la Provincia en el marco de la denominada "Ley Pierri" (N° 24.374), que originalmente posibilitaba que un ocupante "ilegal" de un terreno que no era reclamado por sus dueños durante un número determinado de años, pudiera convertirse en propietario.

"La gente se confió porque hizo la operación comercial ante un escribano; pero este profesional sólo certifica firmas de comprador y vendedor. Por eso siempre es recomendable tener a la vista la escritura y escriturar lo más rápido posible", advirtió el delegado de Batán.

Lenzo se reunió con los vecinos y acordaron contratar un abogado de Capital Federal para que los represente ante el Juzgado Comercial N° 2. "El proceso de quiebra sigue adelante, pero existe buena voluntad del juez para solucionar la situación de esta gente", reiteró.

Una práctica común

La usurpación de viviendas y la venta apócrifa de lotes y terrenos es una práctica común. El Banco Municipal de Tierras de General Pueyrredon recibe decenas de denuncias por mes. "No hay un lugar donde sea más preponderante que otro, pero ha habido casos en toda la zona sur del partido, también en López de Gomara y Las Heras", puntualizó el director general de esta repartición, Javier Woollands.

"En Estación Chapadmalal, a fines de los '50, la Compañía General de Tierras La Florida loteó la zona y comenzó a vender a turistas que no tenían mucha información sobre su ubicación, creyendo que estaban cerca del mar. Lo cierto es que la empresa quebró en los '60 y los lotes quedaron semiabandonados, porque los adquirentes no se interesaron mucho por esos sitios. En los últimos años, un personaje recabó datos sobre esta situación y empezó a venderlos como si fueran propios. Entregó boletos de compra-venta apócrifos. Decía ser representante de esa compañía, pero es mentira y la gente fue engañada", relató Woollands.

"Cuando nos enteramos lo que estaba pasando con estas cinco familias, primero certificamos la veracidad de las cédulas de notificación de la Justicia y luego sugerimos a esta gente que se contacte con el Juzgado de Capital. En Legal y Técnica me explicaron que la Municipalidad no tiene injerencia porque es un caso entre privados, pero de todos modos estamos abiertos a brindar asesoramiento e información", señaló el funcionario.

"Estimamos que la gente deberá negociar con el Juzgado y tiene la potestad de iniciarle causas penales al que les vendió los lotes", manifestó Woollands.

El Banco Municipal de Tierras funciona en el palacio municipal, La Rioja 1650, de lunes a viernes de 8.30 a 14.30, o bien al teléfono 499-6553.

Comentá la nota