Denuncian que la trata de personas crece con la complicidad policial y política

La trata de personas "crece muchas veces al amparo de la complicidad policial y política, junto a la escasez de acciones orientadas a investigar y perseguir este delito", afirmó ayer la titular de la Comisión Provincial Multisectorial de la Mujer, María del Pilar Doti, durante jornada que se realizó en la Legislatura chaqueña en la que se abordó este grave flagelo, con la participación de legisladores y especialistas.
También señaló que el Chaco figura entre los lugares de reclutamiento donde operan importantes bandas. La semana pasada, la jueza federal Zunilda Niremperger había alertado que el Chaco "es el foco de origen de la trata de personas".

"Negocio que crece"

La Legislatura abordó el grave problema en una jornada denominada "No a la Trata", en la que disertaron la diputada provincial Clelia Avila, autora de la ley 6190 vigente, quien precisó los alcances y aspectos de la norma provincial; y la presidenta de la Multisectorial de la Mujer, María del Pilar Doti, quien planteó el tema como una fenómeno social donde hombres, mujeres y niños son víctimas de una explotación de tipo sexual, comercial y laboral, y brindó datos que desnudan un "negocio que no deja de crecer".

También estuvo Alejandro Chain, profesor de Derecho Penal II de la Facultad de Derecho de la Universidad del Nordeste y Fiscal Correccional de Menores y de Ejecución Penal de Corrientes, que expuso sobre la situación actual en la región haciendo un repaso de los antecedentes legislativos en el ámbito nacional, en el marco de la conmemoración el próximo 23 de septiembre del Día Mundial contra la Trata de Personas.

Doti remarcó la importancia y trascendencia del tema, no sólo a nivel nacional sino internacional, y planteó que "este fenómeno social crece muchas veces al amparo de la complicidad policial y política, junto a la escasez de acciones orientadas a investigar y perseguir este delito".

"Argentina se ha convertido en proveedora de personas explotadas. Sufre el tránsito y, al mismo tiempo, destino de hombres, mujeres y niños, víctimas de la trata con fines de explotación sexual, comercial y para trabajos forzados", sostuvo Doti, y añadió que "la mayor parte de estos delitos se originan en zonas rurales para trasladarlos a las ciudades, con fines, generalmente, de prostitución".

"El gobierno argentino no cumple con los estándares mínimos para eliminar la trata de personas", dijo y precisó que "el negocio mundial de la trata genera ganancias por 32 millones de dólares al año". Detalló que en el caso de Argentina "no existe ninguna estadística oficial, pero especialistas aseguraron que este negocio no deja de crecer".

Según Doti, "la trata de personas está afectando especialmente a la población femenina de entre 13 a 24 años".

"Se trata de un problema social muy grave, que exige que las instituciones pongan un especial esfuerzo para dar con el paradero de estas personas, sancionar a los responsables y prevenir la trata y el sometimiento sexual de las mujeres; en especial, de las adolescentes, ya que afecta a chicas cada vez más jóvenes que son sometidas a través del engaño y la droga, y esto obliga a que las instituciones se ocupen con mayor decisión del problema", sostuvo.

Reclutadores

Luego se refirió al lenguaje que utilizan tanto personas como organizaciones que se dedican a la venta de mujeres, y llamó "reclutadores" a aquellos hombres o mujeres cuya función es "captar a las víctimas para prostíbulos a través del engaño o el secuestro, que cobran comisiones de entre 100 a 500 pesos, depende de la "calidad" de la víctima. A su vez, éstos cuentan con el servicio de los denominados "marcadores", que suelen disfrazarse de taxistas, peluqueras o vendedores ambulantes que, a su vez, cobra unos 50 pesos por el dato de alguna joven con el perfil buscado. El círculo se cierra --explicó--- con dos actores más, los proxenetas, conocidos en la jerga como "maridos" o "madames", que obtienen sus ganancias mediante la explotación sexual de una o más personas, a quienes consideran "de su propiedad" y los "regentes" de los prostíbulos, dueños o administradores de los locales", apuntó Doti.

También indicó que entre los "territorios de reclutamiento" en la Argentina, se detectaron muchos en la provincia de Entre Ríos, "donde se encuentran las más importantes bandas que operan en las redes de trata, algunos de los cuales regentean hasta 30 mujeres que alquilan a distintas wiskerías del país y las van rotando". "Les siguen Misiones, Corrientes, Chaco, Santa Fe y Tucumán. Buenos Aires y Córdoba encabezan la lista de destinos elegidos por estas redes junto a La Pampa, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego", reveló Doti.

Por su parte, Avila brindó detalles de la ley provincial 6189 que establece medidas de prevención, protección a las posibles víctimas de la trata de personas. "El Estado tiene que prevenir, y debe actuar cuando se constate ese delito y además fortalece la acción frente al delito. La provincia puede ayudar en la contribución del esclarecimiento en el territorio provincial a través de la policía, y los funcionarios están obligados a contribuir en su esclarecimiento", señaló la legisladora.

Comentá la nota