Denuncian tala indiscriminada de 15.000 hectáreas de montes.

La Asociación ambientalista PUMHA, con sede en Palo Santo, reveló que en las cercanías de la localidad se están desmontando unas 15000 hectáreas de vegetación autóctona y advirtió acerca de las “graves consecuencias que este accionar inusitado acarrea en el equilibrio ecológico y el medio ambiente en clara violación a la ley de Bosques, sancionada hace un año”. Culpan a inversionistas extranjeros.
“En las proximidades del riacho Tatú Piré, distante a unas tres leguas al oeste de la ruta provincial 23, unas veinte topadoras están desmontando 15000 hectáreas de flora y fauna autóctonas. La lamentable depredación de la naturaleza la están realizando inversores extraprovinciales, que luego de adquirir las tierras trajeron enormes máquinas para exterminar todo lo que encuentran a su paso, incluidos bosques y extensísimos palmares” advirtió el responsable de la organización, Pablo Godoy.

“Las alarmantes consecuencias de los desmontes resulta preocupante y catastrófica .En los últimos tiempos capitalistas foráneos invadieron la zona y compraron grandes extensiones de tierra: hoy la tierra se concentra cada vez en menos pero destructoras manos y numerosas las topadoras acarrean a su paso muerte y destrucción”, lamentó el ecologista.

“Millones de animales silvestres habitaban el lugar y los pocos que logran salvar su vida huyen hacia la zona del riacho "Monte Lindo", tres leguas mas al sur, este éxodo anormal y desesperado de fauna silvestre que pierde su hábitat, constituye una tentación fuera de serie para los cazadores furtivos que las masacrarán con facilidad poniéndolas en peligro de extinción” describió Godoy.

“Este apocalíptico y lamentable panorama puede verse a cuarenta kilómetros de Palo Santo y representa una clara violación a ley de Bosques, sancionada recientemente. Hoy como en otras oportunidades, tras las topadoras y los desmontes, llegará el fuego y los incendios para terminar con todo lo que aún haya quedado y alterando el equilibrio ecológico del medio ambiente”, finalizó el responsable de la organización PUMHA.

EN PELIGRO

“El riacho Tatú Piré, nace al noreste de la Laguna Yema y como la mayoría de los cursos de agua de región, se desplaza lentamente, en un cauce barrancoso. Está rodeado de una riquísima vegetación que cubre tierras de muy escasa pendiente. La abundante y variada flora alberga a una riquísima fauna que ocupa el segundo lugar del mundo en lo que a biodiversidad se refiere” detalló el responsable de la Asociación ambientalista.

“Se trata de una geografía con una enorme riqueza biológica y de un importante valor paisajístico. En algunas zonas del amplio territorio que atraviesa su curso, los bosques se alternan con extensos y viejísimos palmares, donde podían encontrase todo tipo de animales silvestres que hasta hace no mucho tiempo vivían y convivían con relativa tranquilidad” detalló.

“Inclusive jaguares y otros carnívoros en serio peligro de extinción, habrían sido vistos hasta hace no muchos años en los bosques y palmares próximos al Tatú Piré, pero hoy todo eso peligra, pero lo más caótico es que la naturaleza está siendo ultrajada sin que nadie tome cartas en el asunto y sin que nadie se digne a decir basta a este atropello a la ecología”, finalizó el responsable de la organización PUMHA.

La Asociación PUMHA es una entidad, con sede central en Palo Santo, provincia de Formosa, que lucha en defensa de la vida silvestre para poner fin a la matanza de animales y al exterminio de muchas especies, por la preservación de bosques, paisajes y bellezas naturales. Esta asociación brega además por la protección del medio ambiente para que las generaciones futuras puedan vivir y disfrutar de la naturaleza.

Comentá la nota