Denuncian serias irregularidades en el frigorífico Huarte de Victoria

Victoria.— Negros nubarrones cubren desde sus inicios al flamante y cuestionado frigorífico cárnico Huarte SA, que se comenzó a montar en el futuro parque industrial en las afueras de esta ciudad, y cuya instalación fuera aprobada por decreto por la Intendencia, pese a la negativa del Concejo.
En el marco de una protesta de los obreros que construyen la planta por el atraso en el pago de sueldos, salió a la luz que más del 90 por ciento de éstos está trabajando en negro e incluso varios serían menores de edad.

Desde septiembre la firma cárnica habría dejado de abonar los salarios al personal, por lo que días atrás éste tomó la planta en reclamo de lo adeudado. A poco de iniciar la medida, la patronal respondió a la demanda, aunque ahora los trabajadores denuncian que no les pagaron lo que les correspondía.

Constatación. En este marco, personal de la Delegación de Trabajo acudió al lugar, y constató que de un total de 27 empleados, solamente tres estaban inscriptos y que algunos eran menores de edad. Se labraron las actas correspondientes y hasta ayer la empresa no había respondido a la intimación para que regularice a los obreros.

No es la primera vez que la empresa tiene problemas con esta delegación. "A los dos días que empezaron a construir la planta fuimos a hacer una inspección pero no nos dejaron entrar, así que tuvimos que hacerlo a través de la fuerza pública", comentó el titular de la repartición, Carlos Navarro.

En tanto, el abogado y ex juez de Instrucción de Victoria, Jorge Brasesco, quien representa a tres de los trabajadores en situación irregular, comunicó a LaCapital que éstos "ya agotaron la vía administrativa del reclamo, por lo que esta semana se iniciarán las acciones correspondientes ante el Juzgado Civil y Comercial". Una situación similar ocurre con el resto de los obreros, representados el letrado Diego Esteven.

Más anomalías. Además de la situación irregular con los empleados, trascendió que la firma también mantendría deudas con sus proveedores, especialmente de materiales de construcción, por lo que hace días que se habrían cortado las provisiones. Este sería uno de los motivos por los que se paralizó provisoriamente la obra, que hasta ahora tendría solamente un 10 por ciento de avance.

El contrato con la Municipalidad establece que la firma tiene un plazo máximo de 18 meses —a partir de la firma del convenio— para construir y poner el frigorífico en marcha. "El incumplimiento dará lugar a la caducidad del contrato", reza el acuerdo, salvo causas justificadas. Además establece sanciones si no se cumple alguna cláusula.

Incoherencias. Guillermo Oscar Huarte se postula como el dueño del frigorífico, que demandará una inversión de 2,3 millones de dólares, pero sin embargo figura en la Afip como monotributista categoría K, con un ingreso máximo de 94 mil pesos anuales.

En septiembre, antes de que el Concejo tratara la instalación de la empresa, el inversor comenzó a construir la planta en un predio de cuatro hectáreas del futuro parque industrial.

Pese a que el cuerpo denegó luego el permiso basándose en el dudoso capital de Huarte, el intendente César Garcilazo —amparándose en un decreto de arrendamiento— sancionó la concesión por 5 años, con opción a 5 más. Cumplido ese plazo, el inversor podrá comprar esas tierras.

Por día 500 faenamientos.Según los anuncios realizados oportunamente por Huarte, la planta ocuparía 3.600 metros cuadrados cubiertos y faenaría por día 500 animales, en principio con mano de obra especializada bonaerense y luego con operarios locales que aprenderían el oficio. Se estima que trabajarían 40 personas en forma directa.

El frigorífico "se habilitará a nivel nacional de modo que la mercadería que salga de aquí pueda ingresar en cualquier lugar del país. Una vez concluida su parte inicial que será la faena exclusivamente, pasará a su segunda etapa, estimada para enero de 2010, y que permitirá exportar a países limítrofes", comentó el empresario días atrás a un medio radial local y previo al incidente con los empleados.

Persecución. Tras las acciones por falencias laborales y salariales, la patronal radicó una denuncia por robo de herramientas contra cinco empleados, cuyos domicilios fueron allanados, aunque sin resultados positivos.

"Esto no es otra cosa que una persecución contra los obreros porque reclamaron por sus derechos y una estrategia para tapar las irregularidades", consideró la concejala Angélica Chada.

Final anunciado

La situación de Huarte "es un final anunciado y ahora habría que indagar al intendente y a su asesoría letrada que obraron a favor del emprendimiento, para que respondan ante familias perjudicadas", dijo la edila Angélica Chada, quien fue la primera en sospechar y cuestionar al inversor por carecer de avales para montar el frigorífico.

Comentá la nota