Denuncian posible intimidación por parte del Ministerio de Educación.

La secretaria general de la Asociación Sanluiseña de Docentes Estatales (ASDE), María Inés Quattropani, en un breve contacto con Periodistas en la red, denunció lo que "vivimos como una intimidación" por parte de autoridades del Ministerio de Educación, más precisamente la jefa de Recursos Humanos Docentes, Marta Celi.
Mientras en el Palacio Legislativo, el gobernador Alberto Rodríguez Saá, pronunciaba su discurso el 1º de abril pasado, en la puerta del lugar, un grupo de docentes provenientes de Villa Mercedes y Merlo, protestaban por la falta de políticas educativas, pero en otro lugar de la ciudad, Celi se dedicaba a llamar por teléfono "a la directora de la escuela donde trabajo, la Nº 240, Provincia de Corrientes", para preguntar cuántas docentes habían faltado y sus respectivas identidades.

Si bien a Quattropani no le consta, Periodistas en la red está en condiciones de afirmar que, el mismo contenido de ese llamado, se repitió en varias escuelas más, pero al parecer el humor de Celi no era el óptimo, puesto que "a muchas de esas escuelas, llamó más de una vez, apurando el trámite, puesto que no le enviaban lo que pedía", nos comentó una fuente cercana al Ministerio de Educación.

Quattropani habla de "intimidación", pero conociendo el paño, se puede apreciar claramente una seria persecución, que no demuestra más que la intolerancia de los funcionarios, ante los reclamos, justos y constitucionales, de los trabajadores de la educación.

No sería de extrañar, que en el próximo pago, los docentes que faltaron a su lugar de trabajo, hayan concurrido a la Legislatura, o no, encuentren algún descuento algo más que exorbitante, como es común en cada paro que realiza el sector.

Comentá la nota