Denuncian posible caso de "mobbing" en dependencias municipales

En declaraciones a 0223.com.ar, el Director General de Cementerios, Jorge Sommi, confirmó que una empleada municipal denunció a dos agentes de la comuna por un posible caso de mobbing; un tipo de violencia laboral ejercida por personas en formas sistemáticas y por un tiempo prolongado con el objetivo de provocar un daño deliberado. Aseguró, además, que ya inició un sumario administrativo.
En diálogo con este vespertino digital, el Director general de Cementerios, Jorge Sommi, adelantó la existencia de una denuncia por posible caso de mobbing o acoso laboral, efectuada por una empleada que cumple funciones en Cementerio Parque y que "a prima facie involucra al Director de Cementerio Parque, Daniel Pepe, y al jefe del cementerio, Carlos Longhi".

Al ser consultado sobre los factores que habrían llevado a la empleada a realizar la demanda, Sommi mencionó que se trata de "una persona que está en tratamiento psiquiátrico y, tal como lo había solicitado, cumplía con sus mínimas funciones desde el pasado miércoles, aunque en ningún momento había expresado ser víctima de una situación de acoso laboral".

"Ese día (por el miércoles) –añadió-, a momento de reinsertarse en su puesto luego de encontrarse con carpeta médica, ella también firmó un acta en la que solicita un impasse en sus actuaciones, y el viernes hizo dicha acusación".

En tanto, en relación a las medidas que debió tomar, Sommi explicó que "por tratarse de dos directivos que dependen directamente de mí, inicié un sumario administrativo para que se haga la investigación correspondiente, los involucrados presten declaración y la Justicia dirima quién dice la verdad".

Y aseveró: "No pienso dejar de darle curso a la denuncia e investigar hasta las últimas consecuencias porque es sumamente grave y en 32 años que cumplo funciones, jamás ocurrió algo de estas características".

QUE ES EL MOBBING?

Durante la década de los 80, el psicólogo Heinz Leyman, de la Universidad de Estocolmo, considerado la máxima autoridad mundial sobre el tema, define el mobbing como "situación en que una persona, o varias, ejercen violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente, durante un tiempo prolongado, sobre otra u otras personas en el lugar de trabajo con el fin de destruir sus redes de comunicación, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y conseguir su desmotivación laboral".

El psicoterror o mobbing en la vida laboral conlleva una comunicación hostil y desprovista de ética que es administrada de forma sistemática por uno o pocos individuos, principalmente contra un único individuo, quien a consecuencia de ello, es arrojado a una situación de soledad e indefensión prolongada, a base de acciones de hostigamiento frecuente y persistente, al menos una vez por semana, y a lo largo de un prolongado periodo de tiempo. A causa de la alta frecuencia y la larga duración de estas conductas hostiles a que es sometido un individuo, el maltrato sufrido se traduce en un suplicio psicológico, psicosomático y social de grandes proporciones.

En este sentido el acoso laboral se presenta como un conjunto de conductas premeditadas las cuales se ejecutan de acuerdo a una estrategia preconcebida y extremadamente sutil con un objetivo claro y concreto: la anulación de la víctima. No deja rastros visibles y las secuelas son las propias del deterioro psicológico que presenta la víctima, las cuales fácilmente se pueden atribuir a problemas personales o de relación con sus compañeros de trabajo. Así el o los acosadores inician este proceso motivados por distintas razones: celos profesionales, envidia donde esta última no se focaliza sobre los bienes materiales de la víctima, sino sobre sus cualidades personales positivas, como su inteligencia, capacidad de trabajo, razonamiento, etc.

El objetivo es la "aniquilación psicológica" para conseguir la renuncia del afectado. Los causantes de conductas de mobbing o acoso psicológico han sido considerados como intimidadores en serie, mediocres inoperantes activos, perversos narcisistas, acosador psicopático y acosador paranoide.

Para las víctimas, las consecuencias de ser provocadas por los acosadores pueden ser devastadoras no solo desde un punto de vista físico sino también desde el psicológico, dando origen a cuadros de estrés, trastornos de ansiedad, trastornos del sueño, depresión e incluso intentos de suicidio.

Comentá la nota