Denuncian que en La Plata opera una fuerza de choque para intimidar a la oposición

La Justicia platense investiga –hay al menos tres denuncias– la existencia de una presunta fuerza de choque que sería utilizada por el poder político local para ejercer violencia sobre opositores, vecinos, vendedores ambulantes y taxistas que, por diversas razones, hacían reclamos contra la gestión del intendente Pablo Bruera.
La más grave unió a toda la oposición, que no sólo presentó una demanda penal sino que, además, recurrió a la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires para dejar constancia de la brutal paliza que recibió el 26 de octubre un militante de la Coalición Cívica ante la actitud pasiva de inspectores municipales que se encontraban presentes en el lugar.

En ese comunicado, enviado a la Secretaría de Derechos Humanos Sara Derotier de Cobacho, se grafica otro hecho violento: "El vendedor ambulante Juan Orellana, mientras encabezaba una protesta en el centro de la ciudad, fue trasladado a Control Urbano ilegalmente, encerrado en una oficina con candado, y golpeado ferozmente por una patota que se encontraba en el lugar". Orellana hizo su denuncia ante la UFI Nº5.

"Eran cinco. Con palos y fierros me golpearon ferozmente en la cabeza. Una vez en el piso fui pateado en la cabeza, en la boca y apaleado de tal forma que mi vida estuvo en peligro, ante la mirada inmutable de los inspectores municipales", relató Jorge Ferioli, el militante de la CC que en la noche del 26 de octubre pegaba carteles en un barrio de la ciudad de las diagonales. Mientras lo hacía, se detuvo junto a él una patrulla de Control Urbano y lo hostigó para que dejara las pegatinas. Atrás de la patrulla, según consta en la denuncia que tramita ante el juez de garantías Federico Atencio, había un auto Renault 11 color gris del que se bajó la patota que terminó agrediendo brutalmente al militante. También vecinos de Villa Elisa fueron agredidos mientras protestaban frente a un acto del intendente contra la bajada de la autopista que, se quejan, fue mal hecha y genera problemas vehiculares.

El diputado de la Coalición Cívica, Javier Mor Roig, denunció ante PERFIL que en la oposición están muy preocupados "por este tipo de situaciones. Son grupos que responden al intendente, al hermano del intendente, que está revoloteando en la intendencia", explicó el legislador. Además añadió que existen sospechas serias de que dentro de la fuerza de choque "hay barras bravas de Estudiantes y de Gimnasia". Concretamente, la sospecha recae sobre el Hache Omar Alonso, uno de los capos de la barra pincha y al Volador Cristían Camilieri, jefe de la hinchada tripera. Consultado por PERFIL, el intendente Pablo Bruera prefirió no opinar sobre ninguna de estas denuncias. "Consideramos que carecen de sustento", explicó un vocero del jefe comunal.

Comentá la nota