Denuncian y piden sanciones para Aníbal F. por desobedecer a un juez

El jefe de Gabinete indicó a la Policía que no cumpla con una orden de desalojo.
Cuatro denuncias judiciales contra el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, además otra contra el Ministro de Trabajo, Carlos Tomada, se acumulan desde ayer en la Justicia luego de que el Gobierno impidiera la ejecución de una orden judicial para intervenir la sede del Sindicato de Aeronavegantes.

Este conflicto de poderes, que el propio Fernández admitió haber protagonizado a través de una orden al titular de la Policía Federal, fue repudiado además por la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional.

Uno de los denunciantes es Alejandro Sudera, el juez en lo laboral a quien la Policía retaceó colaboración en el operativo del último jueves. Otras dos denuncias contra Fernández fueron presentadas por los abogados Ricardo Monner Sans y Enrique Piragini.En tanto, la diputada Patricia Bullrich (CC) anunció que presentará una denuncia penal contra el jefe de Gabinete, a quien convocará al Congreso.

Fueron las declaraciones de Fernández, el viernes a Radio América, las que desataron esta catarata de denuncias. El relato de Fernández fue el siguiente: "Lo que le dije al jefe de la Policía, y seguramente el jefe de la Policía trasladó al comisario que estaba en el área, es que nosotros no vamos a cumplir esa orden. Si tengo que explicárselo a un juez, se lo explico a un juez o a cualquiera".

La orden a incumplir era una decisión de la Cámara del Trabajo de intervenir la sede de Aeronavegantes. El miércoles, la jueza Beatriz Ferdman, a cargo del operativo, fue notificada de su recusación a través de su teléfono celular, justo cuando estaba por dar la orden de forzar la puerta. Al día siguiente, el juez Sudera --en cuyo juzgado cayó la causa, hasta ayer-- también intentó llevar a cabo la orden, pero fue intimidado por un cordón humano que se interpuso entre él y la puerta. No sólo eso: cuando quiso enchufar un taladro para abrir la puerta, en una verdulería vecina, el taladro se apagó y el enchufe apareció destrozado.

Frente a ese cuadro, Sudera pidió ayuda policial. Pero no hubo patrulleros. Sólo se presentaron el comisario del área, José Villamayor y un ayudante. Villamayor le dijo al juez, textualmente, que "llamara al jefe de Gabinete". Sudera le replicó con la orden de abrir la puerta de la sede sindical. Villamayor golpeó la puerta y como nadie abrió dijo que labraría un acta por resistencia a la autoridad y se fue (ver recuadro). Un día después, el jefe de Gabinete justificaba el accionar policial: "Se pretendía pasar por encima de la Constitución".

Sobre esta última frase se basa el repudio que ayer emitió la Asocación de Magistrados. "El Dr. Fernández se arrogó la facultad de control de constitucionalidad que la Carta Magna pone exclusivamente en cabeza de la Corte Suprema y los tribunales inferiores de la Nación (art. 116) y veda en forma absoluta al Poder Ejecutivo (art. 109)", indicó la entidad, de la cual el juez Sudera es integrante.

Este magistrado confirmó que presentó la denuncia, que quedó radicada en el Juzgado Federal 4, a cargo de Ariel Lijo. "Hoy (por ayer) firmé una denuncia contra el ministro Fernández y el comisario Villamayor, quien tras haberle reclamado ayuda policial me replicó que llamara al jefe de Gabinete", dijo el juez a Clarin. "En cuanto a Fernández, dijo que el Gobierno había impartido la instrucción de que no se acatara una orden del Poder Judicial, lo cual constituye claramente un conflicto de poderes".

Otra de las denuncias, la del abogado Piragini, también quedó radicada en el juzgado de Lijo, en tanto la denuncia de Monner Sans fue sorteada en el juzgado 1, a cargo de María Servini de Cubría.

Una quinta denuncia, aún en trámite de presentación, fue elaborada por la jueza Ferdman, Está dirigida al Ministro de Trabajo, Carlos Tomada, por la supuesta interferencia del accionar judicial por parte de la cartera laboral, que el lunes pasado decidió la intervención del gremio.

Comentá la nota