Denuncian persecución laboral

La Asociación de Trabajadores del Estado acusó de persecución laboral a las autoridades de la Dirección Provincial de Obras y Servicios Sanitarios. El reclamo se originó por la reubicación de tres empleados. Denuncian que se pretende desarmar un área desde la cual se comunicaron inconvenientes operativos.
La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) acusó de persecución laboral a las autoridades de la Dirección Provincial de Obras y Servicios Sanitarios (DPOSS). El conflicto se originó por la reubicación de tres empleados y la denuncia es que se pretende desarmar un área desde la cual se comunicaron inconvenientes operativos.

Además, las autoridades del organismo no se presentaron en las últimas tres audiencias convocadas por el Ministerio de Trabajo. El último encuentro había sido convocado para el martes pasado pero no asistió ningún representante de la presidencia del ente descentralizado. Los sindicalistas volvieron a cuestionar el accionar del Ministerio y piden imparcialidad.

El principal caso involucra al sector de "medidores", donde trabajan 8 personas, ya que 3 de ellas fueron enviadas a otras áreas sin brindar demasiadas explicaciones. Los responsables del ente sostienen que el personal no cumplía con sus funciones pero no presentaron documentación respaldatoria de ningún tipo y no respondieron a las citaciones del Ministerio de Trabajo.

La dirigente de ATE Alicia Acuña dijo que "existe la persecución laboral y la persecución gremial, teniendo en cuenta que los compañeros, que han denunciado un montón de cuestiones que estaban funcionando mal, después fueron perseguidos, ya sea estos tres compañeros de medidores donde se le sacaron las jefaturas, donde se disolvía este lugar, donde se los mandaba a otro lugar con todo lo que esto generaba".

Por otra parte, la sindicalista insistió en la gravedad del asunto debido a la mediación que lleva adelante el Ministerio de Trabajo. "Se disolvió (el área) y esta es la gravedad del tema, porque nosotros estábamos en discusión en el Ministerio de Trabajo, donde ahí se plasma en el acta el status quo, que no iba a haber modificaciones de ninguna parte ni nosotros íbamos a tomar medidas de fuerza ni ellos iban a avanzar sobre ninguna situación, eso no se respetó", declaró Acuña.

El tercer "faltazo" consecutivo a la audiencia por parte de las autoridades de la DPOSS terminó de profundizar el malestar de los representantes de los trabajadores, quienes solicitaron que el Ministerio ordene buscar a los funcionarios a través de la Policía de la Provincia, circunstancia prevista en la ley para circunstancias semejantes. Sin embargo, desde el Ministerio no se aceptó el pedido de ATE.

"Nosotros solicitamos que fuera traído por la fuerza pública, teniendo en cuenta que la ley prevé esto, que si estamos nosotros en negociaciones de buena fe, violando justamente la buena fe negocial, que fuera ya traído por la fuerza pública, cosas que no se ha hecho", mencionó Acuña.

La gremialista advirtió que "fue ya directamente una tomada de pelo porque el Ministerio decía que se iba a comunicar telefónicamente con alguien, cosa que a nosotros no nos parecía pero como queremos avanzar en la discusión, porque ellos están avanzando sobre la cuestión laboral de los compañeros, nosotros aceptamos el cuarto intermedio, y un funcionario de la DPOSS anunció que el organismo no va a participar de las reuniones".

Si bien se fijó una nueva reunión para el próximo lunes, desde la Asociación de Trabajadores se acusó de actitud tendenciosa y parcial a la cartera encargada de mediar en la controversia. "Quedó más que en evidencia que el Ministerio de Trabajo no es neutral, si la entidad sindical no se presentaba seguramente que no hubiéramos tenido tanto margen de contemplación, nos hubieran traído seguramente por la fuerza pública", remarcó Acuña.

Comentá la nota