Denuncian

El apoderado judicial del Sindicato de Luz y Fuerza de Catamarca, Eduardo Fittipaldi, radicó una denuncia en el Juzgado de Trabajo por desobediencia judicial y ocupación de la sede del sindicato contra los integrantes de la comisión normalizadora que se constituyó para revocar el mandato gremial de Ramón Vaquel.
El presentante legal de Vaquel sostuvo que se produjo una desobediencia al no acatar la medida de no innovar ordenada por la jueza de Trabajo Vilma Moreno.

"La Justicia había ordenado que no se llevara a adelante la asamblea normalizadora u ordinaria, pero (Pablo) Vargiú aconsejó que, para no entrar en desobediencia, se transformara en una asamblea de autoconvocados. Y se convalida el accionar de la asamblea anterior y llevaron adelante el orden del día revocando mandatos, poderes y pretendiendo realizar alecciones mañana (por hoy), aspecto que es totalmente ilegal", manifestó Fittipaldi en declaraciones a Radio Ancasti.

La denuncia recae nuevamente contra los delegados José Beltramello, Pedro Sueldo y Ramón Moya.

Pero Fittipaldi le dedicó un párrafo especial a Vargiú. "Un profesional del derecho no puede convalidar este accionar, por lo que también accionaremos contra Vargiú. La ilegalidad es manifiesta", cuestionó.

Y dijo que existió una "mala orientación" de quien debiera ser defensor de las instituciones y las normas jurídicas.

En un tiro por elevación, criticó el lugar donde desempeña su actividad el abogado de los trabajadores del sector energético. "También está lo del domicilio de Vargiú, donde además funciona la sede del vice consulado (italiano)", reprochó Fittipaldi.

En funciones

A su vez, el letrado dejó en claro que Vaquel continúa como secretario general del Sindicato de Luz y Fuerza y comentó que se encuentra representando a Catamarca en un congreso en Mar del Plata.

"Vaquel sigue siendo secretario general del gremio hasta que a través de un acto eleccionario institucional por parte de los trabajadores se vaya o se quede. Y actualmente no se ha convalidado nada", concluyó Fittipaldi.

Comentá la nota