Denuncian que la Municipalidad debe 51 millones de pesos al FAE

Una nueva denuncia pública marcó una profunda divisoria de aguas entre la gestión socialista y el justicialismo.
La tensión que comenzó en la Legislatura santafesina ayer se trasladó al plano local. Esta vez, el presidente del bloque de diputados, Luis Daniel Rubeo, y el titular de la bancada opositora en el Concejo Municipal, Arturo Gandolla, afirmaron que la Intendencia le debe 51 millones de pesos al Fondo de Asistencia Educativa (FAE). El secretario de Hacienda, Gustavo Asegurado, desmintió ese monto pero admitió que, por diversos conceptos, la deuda pendiente ronda los 18 millones de pesos.

   Todavía no empezó el verano y la relación entre el socialismo y el PJ está que arde. Ayer por la mañana, Rubeo brindó detalles de la deuda que la gestión de Miguel Lifschitz mantiene con el FAE. “Desde el 2002 a la fecha, la Municipalidad de Rosario tiene una deuda con el fondo de 47 millones de pesos, y además creó otra deuda de más de 3 millones de pesos en relación a un juicio iniciado por Horacio Usandizaga y posterior convenio de pago certificado por la Corte Suprema santafesina”, indicó el diputado provincial.

   En el último ítem se celebraron 360 cuotas de 32 mil dólares-pesos al mes. Sobre este punto, Rubeo precisó que “luego de la pesificación (en 2002), la Municipalidad pasó a pagar 32 mil pesos, pero no se aplicó la actualización del Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), por lo que se generó esta deuda de 3.228.686 pesos”.

   Así, según Gandolla y Rubeo, 47.078.514 de pesos corresponden a fondos presupuestados pero no cancelados con la institución, que sumados a la deuda judicial de la era Usandizaga totalizan unos 51 millones de pesos.

Comparaciones. “Teniendo en cuenta que el FAE construyó una escuela en el barrio Casiano Casas por 200 mil pesos, con este dinero que la Municipalidad no aportó a la educación pública se podrían haber hecho unas 30 escuelas para Rosario”, aseguró Rubeo.

   Los referentes justicialistas anunciaron que no se quedarán en la advertencia pública. Y ya presentaron pedidos de informes tanto en la Cámara de Diputados de la provincia como en el Palacio Vasallo para exigir información oficial y actualizada de la deuda, desde 2002 en adelante.

   “Vamos a presentar un proyecto para corroborar si lo que decimos es cierto, sabemos que es así, pero es para cumplir con esta formalidad”, explicó Gandolla. “La respuesta será positiva, y de ese modo vamos a denunciar el doble discurso del socialismo, que en la campaña hablaba de poner las escuelas en condiciones y en valor, pero por otro lado con esta actitud (por la deuda con el FAE) genera dificultades para la educación pública”.

   Si esto no fue así, ¿cuál fue el destino de los recursos?. Para Gandolla, “evidentemente ha ido a rentas generales, se ha gastado en otras cosas gracias a los superpoderes que la mayoría automática del socialismo en el Concejo Municipal ha votado”.

Réplica. Desde la vereda de enfrente, Asegurado indicó que las cifras que aportaron Rubeo y Gandolla “no tienen nada que ver con la realidad”. Según destacó, “el viejo juicio (en relación a la era Usandizaga) se está pagando con absoluta regularidad, pero se generó una demanda con motivo de la pesificación por una diferencia en los pagos que no se pudieron acordar con la anterior conducción del FAE”. Ese desfasaje fue estimado por el funcionario en 2 millones de pesos.

   En cuanto a las partidas del FAE no canceladas que denunciaron desde el justicialismo, el titular de Hacienda indicó que la ley orgánica de municipalidades establece destinar un 10 por ciento del presupuesto para educación y promoción cultural. “Rosario cumple con ese porcentaje, incluso en el 2,5 por ciento que se estipula para el FAE”.

   Lo cierto es que las diferencias con la conducción a cargo de Augusto Duri explican para la Intendencia un reclamo “que rondaría los 16 millones de pesos, pero que nada tienen que ver con la cifra que indican desde el justicialismo”, apuntó Asegurado.

   Desde el Palacio de los Leones analizan las denuncias como una nueva embestida política que se alinea con la falta de consenso entre el Ejecutivo y la oposición en la Legislatura. “Me parece que Rubeo, en vez de trabajar en contra de Rosario, debería defender los recursos de los rosarinos. En definitiva, se ve que la oposición construye muy poco”, remató Asegurado.

Comentá la nota