Denuncian "la mayor censura desde la vuelta a la democracia"

Caos: los trabajadores del canal le llevarán al secretario de la Gobernación, Raúl Ortiz, una propuesta por escrito para que recategoricen a los empleados que están mal encuadrados. Pero las demandas laborales son sólo una parte de la crisis de la emisora.
Siguen sin un director idóneo en TV y la censura en el noticiero es extrema, denuncian delegados gremiales.

Los trabajadores de Canal 3 denunciaron ayer que en la emisora estatal "se ejecuta la política de mayor censura desde la vuelta de la democracia". En el canal siguen movilizados reclamando una recategorización de los empleados, el aumento salarial y que se nombre a un director "idóneo", un puesto que sigue vacante después de la renuncia del ex director, Adrián Medina.

Las relaciones entre los trabajadores y el secretario general de la gobernación, Raúl Ortiz, están rotas después del último conflicto y la adhesión a los paros convocados por ATE en el canal. "Nos acusó de bolcheviques e intolerantes sólo por pedir una recategorización y mejoras edilicias", recordó ayer el delegado de ATE, Mario Blandi.

Los trabajadores anunciaron ayer que persistirán con el plan de lucha que iniciaron en noviembre del año pasado, junto a los gremios estatales. Hasta ahora ATE no fue convocado a las mesas sectoriales que anunció el Gobierno, donde podrían plantear la situación particular.

Como la dirección del canal está acéfala (interinamente la asume el gerente administrativo, José María González) los representantes gremiales habían tenido negociaciones con Ortiz, pero no llegaron a buen puerto. Ahora insistirán con una propuesta escrita para que se le reconozca la recategorización a los trabajadores.

Censura

"Desde 2005, cuando asume (Miguel) Solé, el Canal se cierra absolutamente, de ser el canal del partido gobernante, con lo mal que eso estaba, pasa a ser el canal de una línea interna", recordó ayer Blandi.

"Quien está a cargo de ese informativo, el gerente (Juan Carlos Matilla), es el ejecutor de la política de mayor censura de la historia de La Pampa desde la vuelta de la democracia", remarcó.

Los gremialistas precisaron que, además, Matilla coloca trabajadores de otras áreas para remplazar a los que adhieren a los paros por demandas salariales. "El informativo sale grabado, con audio en off. No en vivo. Es el único programa que sacan, después se levanta todo y ponen Canal 7", detallaron.

Sobre el clima que se respira en la emisora, Blandi aseguró que "no se presiona a nadie. Eso es mentira. El que quiere trabajar tiene derecho a hacerlo".

"Sí exigimos -aclaró- que los lugares de los huelguistas no sean ocupados por compañeros de otro sector ni del mismo sector con recarga horaria. Queremos que los jefes se hagan cargo de su sector para que el canal pueda salir al aire".

De todos modos, indicó que "el gerente de producción se niega a sacar los programas de las productoras locales. No se digna a sentarse en VTR y como jefe cubrir el lugar de la gente a su cargo que hace huelga. Por eso no salen los programas locales, no por culpa de los que paramos".

"Cada vez que adherimos a un paro, ofrecemos un servicio operativo reducido para que salgan todos los programas con la condición de que nos dejen manifestar en pantalla nuestra adhesión. Al principio era una negativa rotunda de parte de Ortiz y después directamente ignoraron nuestro pedido", contó.

Recategorización

Respecto a la recategorización que reclaman, los trabajadores recordaron que en 2007 rechazaron el proyecto impulsado durante el gobierno de Carlos Verna para convertir el canal en una sociedad del Estado, porque consideraron que se precarizaría la mano de obra y que había una "privatización encubierta".

Desde el año pasado vienen pidiendo una recategorización, ya que no se respeta en la mayoría de los casos el escalafón específico para televisión que había fijado un decreto en el año 82. Implicaba salarios de hasta un 25% por encima de los empleados públicos de la Ley 643.

"Eso se fue perdiendo con el tiempo. El Gobierno lo fue desconociendo. Hoy no hay diferencias entre el escalafón y la 643. Se nombraron 59 compañeros en planta en el 2005 invocando el escalafón, pero los caracterizaron como aprendices, cuando venían con quince años de trabajo y no les reconocieron la función", explicó.

"Cuando nos recibió Ortiz nos dijo que el escalafón estaba desactualizado y propuso ir a un escalafón nuevo. Pero desconocen lo vigente. Son derechos adquiridos que no fueron reconocidos", argumentó Blandi.

Según los gremialistas, la mitad de los trabajadores del canal, con una planta total de 135 empleados, están encuadrados en forma irregular. Además, reclaman que 18 trabajadores que están con contratos trimestrales, a pesar de que realizan tareas permanentes desde hace años, sean incorporados. Y también que se adelante el ingreso de los trabajadores de la Ley 2.343 (ex planes de empleo) a través de concursos en los puestos que quedaron vacantes.

Comentá la nota