Denuncian a una madre que alentó a sus hijos a que golpeen a una chica a la salida del colegio

Denuncian a una madre que alentó a sus hijos a que golpeen a una chica a la salida del colegio
Una madre fue testigo y alentó una golpiza de sus hijos contra la compañera de escuela de una de sus hijas. El hecho ocurrió ayer lunes a la salida de la escuela Nº 201. Otro de los hechos graves ocurridos es que la madre se enfrentó a dos hombres que quisieron separar a las chicas. La madre de la chica golpeada denunció el hecho en la fiscalía de turno.

La agresión fue filmada y subida a las redes sociales. Ocurrió en la esquina de las calle Río Negro y Antártida Argentina. Pero revela un caso de violencia escolar: el enfrentamiento viene desde el año pasado.

La golpeada es Yoana Ruffo, de 13 años de 6º grado de la escuela Nº 201. La pelea es con otra compañera, pero que va a otro sexto.

La madre de los chicos que agreden tiene de apodo “Gega”. Además a la chica le pegan otra hija de 17 años y una nena de 13 años.

“Esta la tercera vez que le pegan a mi nena”, contó Adriana Ruffo.

Mientras las dos chicas pelean, uno de los chico le pega patadas en la cabeza a Yoana y la golpea con una mochila. La chica de 17 años la arrastra de los pelos. La escena la siguen otros chicos de 6 a 13 años.

En el video se escuchan bocinazos de advertencia por la pelea. Y dos hombres intervienen en la pèlea.

“Gega”, la madre que alienta la agresión les dice “no te metas, dejalas. Estoy podrida que me la bardeen”. Era en referencia a su hija

Mientras esta madre discute con los dos hombres, impide que separen a las chicas, quienes se siguen peleando. Finalmente las seperan, después de una fuerte discusión.

Los hombres que intervinieron le dijeron el mal ejemplo que era de madre.También los desafío. "Me la aguanto", les dijo-

Adriana Ruffo, la madre de Yoana realizó la denuncia antela fiscalía de turno a cargo de Raul Miguez Martin.

Ruffo le contó a El Diario que desde el año pasado viene el enfrentamiento. "Le pedí a la directora que me la cambiarade turno. Pero no me dijo que no tenia lugar. Después me enteré que vinieron chicos de afuera y tenia lugar", dijo.

A mediados de año sufrió una golpiza, y unos meses después otra. Por eso mantuviueron variuas reuniones con la directora y la maestra. Llegaron a un acuerdo: que las chicas volvian a la casa por calles diferentes, para evitar peleas.

Esta familia vive en la calle Uspallata entre Duval y Mendoza, detrás de la escuela Nº 201.

Coment� la nota