Denuncian en la Justicia las irregularidades de Ergon

Tres trabajadoras detallaron en Tribunales las anomalías administrativas de la organización. En el escrito relataron que les hacían firmar cheques en blanco y que eran empleadas con sueldos de miseria.

El ca­so Er­gon lle­gó a la Jus­ti­cia. Tres tra­ba­ja­do­ras de­nun­cia­ron an­te el fis­cal Fer­nan­do Moi­ne la se­rie de irre­gu­la­ri­da­des que se ha­brían pro­du­ci­do du­ran­te los tres años en que la fun­da­ción alon­sis­ta ha ad­mi­nis­tra­do los fon­dos de 9 coo­pe­ra­ti­vas que em­plean a 160 per­so­nas de ba­jos re­cur­sos.

Mer­ce­des Mo­ra­les y Pao­la Cas­tag­ni­no, quienes tu­vie­ron car­gos di­rec­ti­vos en la coo­pe­ra­ti­va In­for­má­ti­ca Rio­cuar­ten­se Lt­da., son pa­tro­ci­na­das por el de­fen­sor ofi­cial, Re­né Bo­sio. Lo­re­na Co­ria, que fi­gu­ra­ba co­mo te­so­re­ra en Man­te­ni­mien­to y Cons­truc­ción Lt­da., tam­bién hi­zo una de­nun­cia aun­que acom­pa­ña­da por su pro­pio abo­ga­do.

Las tres mu­je­res, que ha­ce 45 días re­la­ta­ron pú­bli­ca­men­te las prác­ti­cas de la Fun­da­ción Er­gon, de­ta­lla­ron en la de­nun­cia que les ha­cían fir­mar pa­pe­les y che­ques en blan­co, que les des­con­ta­ban el 40 por cien­to de sus in­gre­sos, que a pe­sar de ser di­rec­ti­vas ja­más vie­ron ni un for­mu­la­rio ni un ba­lan­ce. Sus car­gos eran de fic­ción.

Cas­tag­ni­no fir­ma­ba co­mo pre­si­den­ta de la coo­pe­ra­ti­va en la que tra­ba­ja­ba y Mo­ra­les apa­re­cía co­mo se­cre­ta­ria. Se­gún re­la­ta­ron -y Bo­sio lo hi­zo cons­tar en la de­nun­cia-, per­so­nal de Er­gon les ha­cía fir­mar to­dos los me­ses dos o tres che­ques en blan­co. Ja­más su­pie­ron cuál era el des­ti­no de esos che­ques. Y se preo­cu­pa­ron cuan­do des­cu­brie­ron que ha­bían acu­mu­la­do deu­das en la Afip y la obra so­cial a pe­sar de que la Fun­da­ción les des­con­ta­ba el mo­no­tri­bu­to to­dos los me­ses. Co­ria vi­vía la mis­ma si­tua­ción.

Las 9 coo­pe­ra­ti­vas que es­tán en la ór­bi­ta de Er­gon es­tán con­tra­ta­das, en rea­li­dad, por el Mu­ni­ci­pio. Pe­ro, to­das ce­die­ron la ad­mi­nis­tra­ción a esa fun­da­ción que, a cam­bio de una co­mi­sión, les ad­mi­nis­tra los fon­dos. Las mu­je­res ase­gu­ra­ron que, en los he­chos, Er­gon no ha­bría si­do una sim­ple ad­mi­nis­tra­do­ra si­no un em­plea­dor en­cu­bier­to. "Siem­pre nos re­por­ta­mos a ellos co­mo si fué­ra­mos sus em­plea­dos", di­je­ron. Y ase­gu­ra­ron que nun­ca tu­vie­ron la po­si­bi­li­dad de des­li­gar­se de esa ad­mi­nis­tra­ción ter­ce­ri­za­da. Los in­te­gran­tes de Er­gon eran los ideó­lo­gos y or­ga­ni­za­do­res del sis­te­ma.

Bo­sio, el de­fen­sor ofi­cial que pa­tro­ci­na a Mo­ra­les y Cas­tag­ni­no, de­ta­lló que en la de­nun­cia se enu­me­ran las pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des que ha­bría co­me­ti­do la fun­da­ción.

El fis­cal Moi­ne las in­ves­ti­ga­rá y, en el ca­so de que lle­gue a la con­clu­sión de que esas ano­ma­lías po­drían con­fi­gu­rar un de­li­to, en­ton­ces, de­fi­ni­rá el fu­tu­ro de la cau­sa.

De esa mis­ma for­ma se ini­ció el ca­so Gam­sur y hoy hay dos em­pre­sa­rios y un fun­cio­na­rio pú­bli­co que han si­do im­pu­ta­dos.

"He­mos de­nun­cia­do los he­chos que de­ta­lla­ron Cas­tag­ni­no y Morales y que po­drían ser irre­gu­la­res. La se­ma­na pró­xi­ma me voy a cons­ti­tuir co­mo que­re­llan­te par­ti­cu­lar y va­mos a apor­tar los do­cu­men­tos y las prue­bas", de­ta­lló Bo­sio.

Ade­más, se­gún de­ta­lla­ron las de­nun­cian­tes, más coo­pe­ra­ti­vis­tas po­drían su­mar­se a las de­nun­cias que ayer pre­sen­ta­ron Co­ria, Mo­ra­les y Cas­tag­ni­no.

Las irre­gu­la­ri­da­des (ver re­cua­dro) que PUN­TAL re­ve­ló ha­ce 45 días ge­ne­ra­ron un cim­bro­na­zo en el go­bier­no mu­ni­ci­pal, que de­ci­dió sa­car a Er­gon del me­dio definitivamente.

Ahora, la Justicia definirá si hubo un delito.

Las irregularidades

Pao­la Cas­tag­ni­no y Mer­ce­des Mo­ra­les eran, en teo­ría, pre­si­den­ta y se­cre­ta­ria de In­for­má­ti­ca Rio­cuar­ten­se Lt­da. To­dos los me­ses, fir­ma­ban en­tre dos y tres che­ques en blan­co.  Nun­ca su­pie­ron con qué ci­fras se com­ple­ta­ban ni qué des­ti­no te­nían. Ade­más, ja­más vie­ron un ba­lan­ce.

Lo­re­na Co­ria era te­so­re­ra de Man­te­ni­mien­to y Cons­truc­ción. Cuan­do su­frió un ac­ci­den­te la­bo­ral des­cu­brió que Er­gon ha­bía cam­bia­do una ART de pri­me­ra lí­nea por otra in­fe­rior. Que­dó con una dis­ca­pa­ci­dad la­bo­ral del 30 por ciento pe­ro la ase­gu­ra­do­ra le cu­brió muy po­co del cos­to de su ope­ra­ción.

Tam­bién Co­ria re­la­tó que fir­ma­ba che­ques en blan­co y que in­clu­so en la ac­tua­li­dad lo si­gue ha­cien­do pa­ra que sus com­pa­ñe­ros co­bren el suel­do.

Pe­se a ser coo­pe­ra­ti­vis­tas, no co­no­cen a sus su­pues­tos com­pa­ñe­ros. Y re­la­ta­ron que siem­pre se con­si­de­ra­ron em­plea­dos de Er­gon. Re­ci­bían des­cuen­tos has­ta pa­ra com­prar los in­su­mos pe­ro, des­pués, te­nían que com­prar­los de su bol­si­llo. La fun­da­ción se que­da con 600 de los $1.300 por per­so­na que apor­ta el Mu­ni­ci­pio

Comentá la nota