Denuncian a una jueza por agredir a guardias de tránsito

Las amenazó porque la grúa le llevó su auto. Es Rosa Elsa Parrilli, titular del juzgado 28, acusada por el Gobierno porteño. También discriminó a las empleadas y las insultó. Todo quedó registrado en un video.
Una hora antes de salir para almorzar en la TV con Mirtha Legrand, el ministro de Justicia y Seguridad porteño puso una firma en un documento de cuatro carillas y desató un escándalo. Guillermo Montenegro denunció a una jueza de la Ciudad por amenazar, maltratar y discriminar a dos guardias de tránsito, muy enojada porque la grúa le había llevado el auto mal estacionado.

El Ministro pidió a la Justicia Contravencional que investigue a la titular del juzgado número 28, Rosa Elsa Parrilli, y también reclamará el juicio político y destitución ante el Consejo de la Magistratura. "Esa persona, notablemente ofuscada y en muy malos términos, se dirigió a las dos empleadas ante las que, en forma despreciativa, prepotente y autoritaria, se identificó como juez. Dijo que quien daba las órdenes en el lugar era ella; que por el cargo que tenía nunca pagaba nada y que esa no sería la excepción y exigía la entrega inmediata del vehículo de su propiedad", dice la denuncia. La causa recayó en la Fiscalía Penal 6, de Angel Carestía.

La jueza alegó en todo momento que estaba haciendo un procedimiento cuando le llevaron su Volkswagen. La denuncia no sólo importa porque Parrilli es funcionaria pública, sino porque ante su tribunal se pueden apelar las contravenciones o infracciones de tránsito que se hacen en la Ciudad, tanto las graves, como pasar un semáforo en rojo, como las leves, como el mal estacionamiento. Justamente por esa razón fue que el 15 de septiembre -cuando empezó esta historia- la grúa le levantó su VW Gol que estaba estacionado casi en la ochava de Rodríguez Peña al 400. Eran las 15.22, según el acta. Al auto lo remolcaron a la playa de infractores del Obelisco, en el subsuelo de 9 de Julio y Sarmiento y hasta allí fue Parrilli a retirarlo.

Llegó y la emprendió contra las dos agentes de tránsito del Gobierno porteño que hacen el trámite de verificación de la documentación (cédula verde y licencia). Eran las 15.40: allí estaban María Itatí Albe y la responsable operativa Rocío Marlene Gómez. Lo que sucedió luego quedó grabado, con audio, por la cámara de seguridad que había puesto la empresa de grúas SEC ante las constantes agresiones de los automovilistas. El video se puede ver en clarin.com.

Lo que muestran las imágenes es a una mujer que se va enojando cada vez un poco más, que pretende darles órdenes a las empleadas, que les dice "¡rápido, rápido!", las llama "tontas" y pregunta todo el tiempo "¿con quién tengo que hablar?". Las amenazas de Parrilli son contundentes: "Señorita -se dirige a Albe al otro lado de la ventanilla-, venga acá, la que mando acá soy yo, no tengo que pagar como no pago nunca en la vida", dice la jueza al principio.

Las empleadas siempre se comportaron de manera educada y no discutieron con Parrilli: le informaron cómo podía proceder. Se trata en general de una situación tensa: llegar al auto, encontrar que no está, sospechar si fue un robo y tener que ir a buscarlo a la playa de infractores.

Las agresiones contra guardias de tránsito son usuales. El 4 de septiembre en Mario Bravo y Córdoba pararon a un Renault 19 cuyo conductor iba por el carril exclusivo sin cinturón de seguridad. No tenía registro y el seguro había vencido en febrero. Le avisaron que le iban a secuestrar el auto, y cuando le devolvían la documentación, tiró del brazo al agente, le retorció la muñeca y los dedos, y se los esguinzó. Luego escapó y cruzó en rojo. Y el 14 de este mes en San Pedrito y Alberdi pararon una Renault Kangoo cuyo conductor no llevaba el cinturón. Se bajó del auto, intentó arrancarle de las manos el talonario de multas y le tiró una patada en las costillas: escapó con la agente tirada en el piso.

La jueza, finalmente, decidió ir a ver a un controlador de faltas a una cuadra, en el edificio municipal de Carlos Pellegrini al 200, quien curiosamente le perdonó la multa y el acarreo ($ 190). Por eso investigan a una controladora que podría ser sumariada. La jueza tendría en su legajo, 29 faltas de todo tipo.

Al volver, en el video se ve que Parrilli se pone más agresiva: "Ganan 1.200 pesos para joder a la gente, ¡todas morochas, ni una rubia contratan!" -grita- y le advierte a Gómez si cayera en su jurisdicción la metería presa ocho meses. Y le dice: "Te hubiera metido un cachetazo por hacerme perder el tiempo, no te das cuenta tontita que te dije que acá mando yo".

"Es muy grave que una jueza, amparándose en su cargo, no haga lo que tiene que hacer un ciudadano con sus responsabilidades, y además, el funcionario público es el primero que debe hacerlo", dijo Montenegro. Este diario intentó comunicarse ayer, durante todo el día, con la jueza para conocer su opinión del incidente. En el juzgado tomaron nota del pedido pero no lo respondieron. A media tarde la jueza atendió el teléfono en su casa. Al saber que llamaba Clarín, respondió: "Está equivocado".

Comentá la nota