Denuncian que Jaime pedía coimas para aumentar tarifas

Un ex ejecutivo del Grupo Marsans lo acusó también de cobrar retornos por los subsidios
"Sugerencias económicas." Ese fue el eufemismo que utilizó el entonces secretario de Transporte, Ricardo Jaime, para exigirle el pago de coimas al Grupo Marsans a cambio de aumentarle las tarifas en beneficio de su empresa, Aerolíneas Argentinas, entre julio y agosto de 2006.

La acusación la lanzó Jorge Molina, que por entonces actuaba como director gerente de Asuntos Públicos de Aerolíneas y de Austral, tras ocho años en Trenes de Buenos Aires (TBA), de Claudio Cirigliano, referente del sector del transporte y empresario de notables vínculos con Jaime.

"Nosotros le autorizamos el aumento de las tarifas para que a Aerolíneas le vaya mejor y ustedes nos dan algo", fue uno de los comentarios de Jaime, según relató Molina durante una entrevista grabada con Luis Majul, que se difundirá esta noche por La Cornisa.

Según Molina, Jaime hacía sugerencias para el mejor manejo de las cuestiones económicas de la compañía. Prometía que Aerolíneas llegaría a un entendimiento con el Gobierno, apoyado en que más allá de liderar la Secretaría de Transporte, tenía mucha vinculación con el ex presidente Kirchner.

?¿Los subsidios siempre tenían retornos?, le preguntó Majul en un tramo de la entrevista, según la desgrabación que obtuvo La Nacion.

?Siempre tenían que tener.

A mediados de 2006, Molina reemplazó al español Antonio Mata como rostro visible de Aerolíneas en la Argentina, luego de que, durante una entrevista con La Nacion, Mata fuera contundente en su reclamo: "Sin tarifas, vamos al fracaso". Más aún, el ejecutivo reclamó que si el Gobierno pretendía aumentar del 1,25 al 5% su participación en Aerolíneas, debería desembolsar $ 30 millones. Y $ 180 millones para llegar al 20 por ciento.

Jaime y su superior inmediato, el ministro de Planificación, rechazaron esa posibilidad y reclamaron a Madrid. Apenas 24 horas después de aquella entrevista, dos de los socios de Aerolíneas en España separaron a Mata de la compañía y lo reemplazaron con Gerardo Díaz Ferrán, que llegó con Molina como vocero oficial.

Apenas dos semanas después de las declaraciones de Mata, Molina también concedió una entrevista a La Nacion. Abogó por un ajuste de los precios: "El mercado soporta un aumento de tarifas", y estimo que debería rondar entre el 5 y el 10 por ciento.

Tres años y medio después, Molina cree que Jaime le pidió a él coimas a cambio de un eventual aumento de tarifas por sus antecedentes laborales junto con Cirigliano, con quien el entonces secretario de Transporte mantenía vínculos notables y permanentes.

"Antes trabajé para una empresa cuyos dueños [por los hermanos Claudio y Mario Cirigliano], de fuertes vínculos con Jaime, aceptaban esas sugerencias", reconoció Molina en el libro El Dueño, de Majul, en el que se mantuvo en el anonimato del que decidió salir ahora.

Según recuerda Molina, temía que los españoles creyeran que quería engañarlos, por lo que organizó un encuentro entre el secretario de Transporte y ellos. "Jaime también les hizo la sugerencia a ellos", afirmó.

Molina aclaró que el grupo español decidió no aceptar la supuesta requisitoria delictiva de Jaime y que los resultados están a la vista, con Aerolíneas en poder del Estado. "Como no aceptamos la sugerencia, explotamos como un sapo", sintetizó.

Los nombres, de todos modos, se repiten. En junio de 2008, Mata admitió a la revista Noticias que Jaime le exigió desembolsar US$ 6 millones por una aerolínea de Claudio Cirigliano, Safe Fly, que carecía de rutas aéreas o aviones, pero, sí, casi 100 empleados heredados de Southern Winds. A cambio, el funcionario le prometió la licencia que esperaba desde hacía meses ?y aún no obtiene? para operar su nueva firma, Air Pampas.

Un año después que Mata, Molina también decidió exponer en público a Jaime. Dice que su familia recibió amenazas, que él tomó notas de cada encuentro y que prepara un libro con un título elocuente: Jaime S.A. Ante las cámaras dijo que ratificará cada palabra ante un juez si lo citan.

Comentá la nota