Denuncian irregularidades en el cursado de Enfermería

Si la imagen de una enfermera es la emblemática foto pidiendo silencio, lo que se desató en la Escuela de Enfermería de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) es exactamente lo contrario.
El secretario general de la Facultad de Medicina, Marcelo Petrich, denunció que existen "pruebas fehacientes de irregularidades en el cursado del servicios a distancia de la licenciatura". El decano Carlos Crisci ordenó una auditoría para recabar los datos de todo el proceso administrativo. Por su parte, un grupo de docentes negó las irregularidades al advertir que el cierre de este servicio dejará al 80% de los alumnos sin oferta educativa.

   La fuerte polémica se desató en la Escuela de Enfermería a partir del 29 de octubre cuando Petrich, el asesor legal Benito Aphalo y una escribana retiraron la documentación con el listado de alumnos.

Polémica. Petrich explicó que la auditoría se produjo porque "se evidenciaban más de una irregularidad en el proceso administrativo en alumnos que cursan Enfermería fuera de la ciudad". El estrecho colaborador del decano Crisci reveló que "se había generado un sistema administrativo-financiero en el pago de cuotas" y agregó: "Hay gente contratada de la cooperadora, un ente autónomo, que tenía un área cerrada a la que no se podía acceder".

   Petrich dijo además contar con "pruebas fehacientes de haber permitido el cursado de materias sin las correlatividades en todos los lugares donde se dicta enfermería fuera Rosario". A su vez, destacó que "se está siendo prudente, pero entendemos que la línea administrativa —que no es personal de la UNR— está muy comprometida y un sector docente no podía desconocer lo que estaba pasando".

Desmentida. Categórica, la docente de Enfermería Teresa Micozzi negó rotundamente los dichos de Petrich. "No hubo irregularidades porque el propio sistema se autorregula. Además hay controles que ejerce el Rectorado y existe otro mecanismo de monitoreo por parte del alumnado y los docentes", subrayó Micozzi, para insistir: "Hace 19 años que existe la licenciatura a distancia, que contó con el aval de la UNR".

   La controversia se instaló desde el retiro de la documentación de los alumnos y continuó la semana pasada con la decisión del Consejo Directivo de Medicina de cerrar todos los servicios de licenciatura en enfermería a distancia a partir de 2010.

   Según unos treinta docentes de la escuela, esta situación afecta al 80% de los alumnos y a enfermeros diseminados en todo el país, en especial en las sedes de Bahía Blanca, Santa Fe y las dos de Buenos Aires.

   El proyecto académico se enmarcaba en una política de formación que llevaba el segundo ciclo de la licenciatura en enfermería a diferentes provincias a través de la modalidad semipresencial. Así, docentes de Enfermería de la UNR viajaban a cada una de las sedes para evaluar a los futuros licenciados de cuarto y quinto año de la carrera. Es por ello, que cada alumno abonaba entre 60 a 150 pesos, según los módulos, para sostener el sistema.

Trayectoria. La docente Silvia Vargas recordó que durante la votación que dejó sin inscripción a la licenciatura para 2010, alumnos de Bahía Blanca argumentaron que la cuota mensual que abonaban equivalía sólo al pasaje de llegada a Rosario.

   "Además este sistema les permitía trabajar y estudiar al mismo tiempo. Y si bien hay otras ofertas, prefieren la UNR por su trayectoria".

   Según destacó la profesora Alejandra Chervo, "Rosario es la única que prestó el servicio en forma ininterrumpida y fue de avanzada", al tiempo que añadió: "Ninguno de nosotros es también docente de una escuela privada como sí ocurre con gente de la actual gestión de la Escuela".

   Los docentes que se oponen al cierre de la licenciatura a distancia remarcaron que esta medida implicará la pérdida del 80% del alumnado.

Comentá la nota