Denuncian irregularidades en centro vecinal del sector

Una familia de la barriada le apuntó a los responsables de la entidad vecinal. "Por el afán de llenarse los bolsillos perjudican a los vecinos", aseguraron
"Elijo este medio para informarles a las autoridades de la Municipalidad, las irregularidades y desastres que ocurren en el centro vecinal del barrio General Lamadrid", comienza diciendo el manifiesto elaborado por la vecina V.N.L. (29.965.583) que denuncia por "estafa" a los vecinalistas José Ferrari y Dora de Zárate.

"Por el afán de llenarse los bolsillos, perjudican a los vecinos y en algunos casos gravemente", dijo la frentista.

Vale rescatar que el detonante del duro embate a las autoridades del centro vecinal, se generó por una superposición de alquileres del salón del centro vecinal.

Según lo expuesto por V.N.L., Ferrari y De Zárate alquilaron el espacio (cada uno por su lado) a distintas familias en la misma fecha.

Vale aclarar que en el caso de la denunciante, la reserva se realizó dos veces debido a que hubo una modificación del día de festejo del cumpleaños de un niño de dos años.

Incluso el presidente del Centro Vecinal les había confirmado que "no había ningún problema" para el pasaje de fecha.

"Cuando, el día de la fiesta, fuimos a buscar la llave y llegamos al salón nos encontramos con que ya estaba todo decorado y preparado para otro festejo", se relata en otro tramo de la misiva.

"La vicepresidenta Dora De Zárate, sabiendo que el salón ya estaba alquilado, se lo facilitó a otra familia", ocasionando un conflicto pleno de amargura y discusiones entre las personas presentes.

Como consecuencia de la tensión imperante en la sede vecinalista, tomó intervención la Policía y merced a los buenos oficios de los agentes (particularmente del oficial Sabena), la cuestión no pasó a mayores.

Finalmente, desde el Centro Vecinal, se contrató otro salón para que el cumpleaños pudiera realizarse.

"Son muchos los vecinos que han sido burlados y perjudicados de esta misma manera pero que ante las vinculaciones políticas que tiene la vicepresidenta no quieren o no se atreven a denunciarla", sostiene a renglón seguido el escrito.

"Sugiero a quien corresponda que investiguen y observen que son muchos los vecinos maltratados por esta sinvergüenza", fustigó con dureza la autora de la carta.

"Solicito que si les queda dignidad al presidente y la vicepresidenta, les dejen el lugar a otras personas que sí tienen respeto por los vecinos del barrio", concluyó la redactora del texto.

Comentá la nota