Denuncian incumplimientos en los acuerdos firmados

Recordó que los actuales dueños del frigorífico se hicieron cargo de las deudas que Francisco Gil -el anterior propietario-, mantenía con los empleados de la planta, pero que aunque el acuerdo establecía que la segunda cuota de lo adeudado debía abonarse el día 6 de junio del presente año, hasta ayer no había habido ninguna novedad al respecto.
"En Toay se dice que la estarían pagando recién en septiembre, pero yo no puedo ni quiero esperar hasta septiembre", sostuvo el ex trabajador del frigorífico.

Indicó también que el acuerdo señalaba que los nuevos dueños iban a reincorporar a todos los empleados que trabajaban en el lugar, pero en la realidad, no fue así. "Más allá de que yo quisiera o no seguir trabajando en el frigorífico, a mí, nunca me convocaron", contó.

"Y eso que basado en esa reincorporación se estableció la reducción de un 40 por ciento de lo adeudado a cada trabajador que firmó el acuerdo", destacó.

"El otro día leía que hablaban de un total de 80 operarios y no hay esa cantidad de trabajadores. No los había ni siquiera cuando la firma era de Gil", señaló.

"La actual empresa pagó $ 2.300 a cada empleado hace ya siete meses, y tenía que pagar la segunda cuota, seis meses después, es decir el 6 de junio pasado, pero no la pagaron. Y ni siquiera nos comunicaron nada, ni a nosotros, ni al abogado que según nos dijo, ha hecho varios reclamos pero sin obtener ninguna respuesta", indicó.

"A mí no me convocaron para trabajar cuando reabrieron el frigorífico y tampoco me cumplieron con el acuerdo firmado, así que ahora yo no quiero cobrar en cuotas. Ahora quiero todo lo que me corresponde por ley", remarcó.

"Además, hace unas semanas, el abogado nos convocó a la plaza, para charlar del tema y los operarios que están trabajando en la planta, no fueron, y después nos enteramos de que los apretaron para que no fueran, diciéndoles que iban a perder el trabajo", expresó.

Por último, se solidarizó con sus ex compañeros, porque "la situación que atraviesan es de lo peor. Les están pagando de a $ 200 y con cajones de pollos".

Comentá la nota