Denuncian al hermano de Adaro por abusos y negocios en la función pública

Se trata de Gustavo Adaro, quien es veterinario y tiene un contrato de locación en el Instituto de Juegos y Casinos. Según una denuncia hecha en Fiscalía de Estado, a pesar de figurar como "asesor", toma decisiones administrativas en el hipódromo oficial y trabaja como veterinario de cuidadores de caballos. El ministrio de Gobierno, Mario Adaro, habló por él.
El jefe de fiscalizadores del hipódromo de Mendoza, Orlando Sánchez, denunció al veterinario Gustavo Adaro (hermano de Mario, ministro de Gobierno de la provincia) por una serie de supuestos abusos cometidos en su función como asesor de la presidencia del Instituto Provincial de Juegos y Casinos, dirigido por Daniel Pereyra.

Concretamente, Sánchez hizo una presentación en la Fiscalía de Estado para informar que Adaro ha tomado una serie de decisiones de corte administrativo que no sólo violaron la legislación interna del establecimiento, sino que generaron situaciones de malestar y conflictos entre cuidadores, propietarios de caballos y empleados del hipódromo, de acuerdo a la denuncia.

No es la primera vez que Sánchez aparece en escena. Su nombre se convirtió en una complicación para el gobierno el día que llevó a la Contaduría General de Provincia y a la Justicia una denuncia sobre las negociaciones incompatibles que habría llevado adelante el presidente del Casino, Daniel Pereyra, con el otorgamiento de un contrato de publicidad a la Federación Mendocina de Ajedrez, cuando el mismo Pereyra estaba al frente -al mismo tiempo- de ambos organismos. Por esa denuncia, el titular del Casino está actualmente imputado.

"El Dr. ADARO, es un Asesor (según Resolución de Directorio Nº 404/08, hoja 2), que recibe ‘honorarios en concepto de locación de servicios’, al cual se le quiere hacer un contrato temporario, y por ello se ha iniciado un expediente para tal fin.

Es decir que su función esta limitada, ESTÁ CONTRATADO PARA ASESORAR, pero no existe en el Hipódromo ni en el Instituto, resolución que le otorgue funciones administrativas, horario de trabajo, ni facultades especiales para autorizar por sí, SALIDAS O ENTRADAS DE CABALLOS, AUTORIZAR COMPRAS Y/O GASTOS, ADJUDICAR BOXES, ETC., y lo está haciendo, contrariando lo reglado y en algunos casos, como los informado en el Expte. Nº 1900-I-09-02690, sin conocimiento de las autoridades formales del Hipódromo", puede leerse textualmente en la denuncia que dio origen al expediente Nº 672-S-09-80527.

De acuerdo con la presentación, Gustavo Adaro, médico veterinario, suele asegurar que "es quien manda en el hipódromo", a pesar de que el administrador formal sea Rodolfo Figueroa.

Adaro fue contratado bajo la figura de "locación de servicio" como asesor, y por ese trabajo cobra un sueldo aproximado de tres mil pesos. Según Sánchez, además de ese cargo, aparece en los registros del hipódromo como propietario de caballos de carrera. Integra la Comisión de Carreras y firma proyectos de gastos junto con el administrador, para disponer cuáles son las erogaciones que se llevarán a cabo.

Como si fuera poco, su nombre quedó involucrado en una segunda denuncia, donde se pide investigar una serie de supuestas irregularidades con la contratación de las veterinarias que operan en el hipódromo mendocino, o a las que se les compran medicamentos y suministros.

A eso se agrega una acusación por incompatibilidad, a causa de su actividad profesional como veterinario para diferentes cuidadores.

Este hecho fue confirmado por Mario Adaro, quien ofició de intermediario de su hermano y dijo que no había ninguna incompatibilidad en este hecho. "Además, ya no lo hace porque ahora está haciendo los trámites para pasar a ser personal de planta y ahí sí sería incompatible", informó el ministro de Gobierno, quien, precisamente, informó la novedad: su hermano será parte del staff permanente de empleados estatales.

Comentá la nota