Denuncian a una empresa minera por usurpar y explotar un campo

Son dueños de terrenos de la zona rural de Berrotarán que acusan a la firma Fluorit S.A. de avanzar en 11 hectáreas de su propiedad. En tanto, los empresarios negaron haber utilizado ilegalmente las tierras.
Los propietarios de un campo cercano a Berrotarán denunciaron penalmente a una empresa minera por usurpación de terrenos y extracción de minerales, radicando la denuncia en los Tribunales de Río Tercero.

Aldo y Vilma Maero son los propietarios del campo y con elementos probatorios –actas notariales, constataciones judiciales, fotografías y demás elementos técnicos anteriores y posteriores a la presunta usurpación– radicaron la denuncia en la Fiscalía de 2° Turno de la ciudad de Río Tercero que se transformó en la causa letra “M”, N° 19 imputándose al presidente de la empresa “Fluorita Córdoba S.A.”, Ricardo Martínez, residente en la ciudad de Córdoba.

De acuerdo a lo indicado por el abogado Omar Sarich -quien patrocina a los denunciantes, Aldo Lorenzo Maero y Vilma Liliana Maero, vecinos de Cañada de Álvarez, zona rural cercana a Berrotarán-, hace más de 40 años compraron por escritura a Pedro Oviedo los derechos de una fracción de campo de aproximadamente 17 hectáreas. El campo se encuentra en el paraje denominado “Arroyo Toledo”,

Pedanía Río de los Sauces, departamento Calamuchita de esta provincia.

En agosto de 1994, por boleto de compraventa y a pedido de la empresa, vendieron a “Fluorita Córdoba S.A.”, con domicilio en calle Cochabamba N° 1.662 de la ciudad de Córdoba, una fracción de terreno de aproximadamente 6 hectáreas de dicho campo. La fracción vendida mide aproximadamente 120 metros de frente al sur por una extensión que va hacia el norte con alambradas en sus costados este y oeste hasta llegar a una cañada, siendo ésta el límite norte de dicha fracción.

Colinda al sur con un camino, al este con el establecimiento de la Sucesión de Rafael Molina, al oeste con Rufail y al norte con mayor extensión de propiedad de los Maero.

“En ese lugar la empresa comenzó la explotación minera de extracción de serpentinita.

La empresa nunca delimitó su superficie pese a lo pactado y hoy la mayor superficie está determinada por la mensura que hizo Maero para el juicio de usucapión. Con motivo de tales mediciones comenzó el problema.

Parecía que la empresa había excedido su límite norte y siguió extrayendo mineral del campo de Maero. Hechos los estudios profesionales y las mediciones con la mejor tecnología, quedó claro que así era”, explicó el abogado.

Sarich agregó que se le reclamó a la empresa el valor del mineral extraído ilegítimamente, negándose la firma a aceptar la sustracción. Por otra parte, y para asegurarse que ninguno de los animales que estaban en su campo cayeran en el pozo de la cantera, Aldo Maero construyó un alambrado que lo rodeaba en el límite con su campo.

“Una gran sorpresa”

“Grande fue su sorpresa cuando el 26 de junio de 2008, personal de la empresa por orden de su dueño –según constancias policiales– sacó el alambrado, siendo éste un nuevo daño al producido ya, con la sustracción del mineral. Este hecho generó que Maero se animara a denunciar la sustracción del mineral serpentinita, que es una roca formada por este mineral, usada como refractario o aislamiento para altas temperaturas en altos hornos o para uso ornamental, para fabricación de mosaicos y para uso en la construcción”, detalló el letrado.

Según los denunciantes, la extracción ilegal continuó pese a los emplazamientos realizados y a las medidas solicitadas a la Justicia civil. “Más grande aún fue su sorpresa cuando al mes siguiente –julio del 2008–, el empleado rural de Maero, recorriendo el campo vecino a la parcela donde se encuentra la cantera, encontró una casilla –que había sido puesta por Maero en el campo donde está la cantera– fuera del terreno. Había sido trasladada al campo vecino que también pertenece a Maero.

También los animales habían sido pasados, desde el lote colindante con la cantera, al otro terreno y por la puerta que comunica ambas propiedades no se podía ingresar al campo de la cantera porque estaba obstruido el paso con enormes piedras”, enumeró Sarich.

Según la denuncia de los dueños del campo, toda la línea de alambrado divisoria del lote también tenía enormes piedras, mientras que en el campo donde está la cantera los empleados de la empresa trasladaban las piedras con grandes máquinas, siendo dirigidos por el encargado de Fluorita Córdoba S.A., el señor Juan Zaldívar (ver fotos antes del despojo y después, con las piedras puestas).

“De esa manera, Aldo y Vilma Maero fueron violentamente despojados por la empresa de las 11 hectáreas de su propiedad, colindantes con la cantera de Fluorita Córdoba S.A. Ellos esperan confiados en la actuación de la Justicia para que les devuelva el campo que la empresa les quitó por la fuerza y que les paguen lo que corresponde por el mineral de su propiedad y que se llevaron sin derecho”, concluyó Sarich.

“Tendrían que probar la pertenencia de las tierras”

Por su parte, el presidente de la firma minera “Fluorita S.A.”, Ricardo Martínez, manifestó a PUNTAL que nunca fue invadido el campo del denunciante y que ya han efectuado las descargas correspondientes ante el fiscal.

“No hicimos ningún tipo de avance sobre los terrenos de Maero. Creo que primero él (Maero) debería probar con documentación que las tierras le pertenecen”, destacó Martínez.

El presidente de Fluorita S.A. señaló que hace unos años adquirieron de buena fe una parte del terreno del denunciante y que la firma cuenta con un fallo judicial que los ampara.

“Hemos comprado tierras a Maero a pesar de que él no es el apoderado legítimo”, explicó Martínez, quien además negó la posibilidad de que sus operarios hayan reubicado el mobiliario y el ganado de Maero, tal lo expresado en la denuncia.

El titular de Fluorita confió en que será la Justicia la que se encargará de dilucidar la verdad en el caso.

Cabe mencionar que esta firma minera cuenta con casi 40 años de trayectoria en el rubro y representa a una empresa de capitales íntegramente argentinos dedicada a la extracción y procesamiento de fluorita y serpentinita, siendo éste último un mineral rico en la zona donde se generó la denuncia.

Comentá la nota