Denuncian déficit de personal en “Cabred”

Los gremios respaldan el trabajo del director, que entienden que faltan respuestas por parte de las autoridades provincial. El mayor problema: la escasa cantidad de profesionales y enfermeros.
La Asociación de Trabajadores del Estado, CICOP (ahora reconocida como Asociación de Profesionales de la Salud de la provincia de Buenos Aires) y Salud Pública firmaron en conjunto una propuesta de nueva estructura funcional del Hospital Interzonal Dr. Domingo Cabred, para que acceda a la Categoría “A” (actualmente es “B”), una denominación que ayudaría en los haberes a los futuros jubilados.

Pero no es la única coincidencia. La gestión de Julio Dunogent como director del establecimiento es defendida por los gremios mencionados. Admiten que corta prácticas establecidas en el lugar que califican como “nefastas”.

“Esta gestión logró cosas concretas que hacían mucha falta. Por ejemplo, se consiguió el agua para toda la red del Hospital. Hubo sectores que estuvieron más de dos años sin agua”, destacó un delegado gremial.

Sin embargo, los problemas vienen de arriba. Concretamente, hay una evidente falta de respaldo desde el Ministerio de Salud Bonaerense, a cargo del mediático doctor Claudio Zin. Días atrás, por ejemplo, se les dio el traslado hacia Ramos Mejía a una docena de profesionales, que pasaron a comisión en regiones sanitarias de La Matanza, Morón y General Rodríguez. Si bien les habrían prometido una rápida restitución al establecimiento de Open Door, ese regreso no se concreta.

Si bien desde los gremios se destaca la llegada de los medicamentos necesarios y de “caja chica” para diferentes gastos, lo que está saturada es la planta de personal. En concreto, en Cabred habría 100 menos enfermeros que lo que establece la Organización Mundial de la Salud. Y también está muy por debajo de la demanda la cantidad de profesionales.

Esta falencia lleva a que en algunas jornadas el establecimiento de salud carezca de guardia psiquiátrica. El dinero que el Ministerio anunció que enviaría para un Fondo Compensador de Guardias, jamás llegó. Según los gremios, “los médicos están cobrando como pueden y cuando pueden”.

Otro ejemplo: el Pabellón 1 se reparó, se rehabilitó pero se aguardaron dos meses en vano porque, supuestamente, vendría el ministro Zin a cortar las cintas. Algo similar ocurrió con la Panadería, cuyos responsables fueron cambiados, pero también se les pidió que esperaran para abrir sus puertas a que el ministro les diera la bendición.

También está pendiente definir el uso de las tierras del Hospital. Hace meses que desde la Universidad de Morón se trabaja en el análisis para su explotación racional, pero todavía no se conocen resultados.

Comentá la nota