Denuncian deficiente atención a pacientes psiquiátricos del HIGA

Cerca de treinta padres elevaron una nota al director del establecimiento pidiendo que se normalice el funcionamiento de la farmacia. También denunciaron la falta de camas y colchones y pidieron que se concrete la construcción del cerco perimetral.

Un grupo de padres de pacientes psiquiátricos atendidos por el área de Salud Mental del Hospital Interzonal General de Agudos -HIGA- "Oscar Alende" denunció las "serias deficiencias" que padece dicho servicio, haciendo hincapié en la discontinuidad de los tratamientos farmacológicos.

Según relataron a LA CAPITAL varias madres de pacientes internados en el HIGA, las deficiencias del pabellón psiquiátrico en materia de infraestructura, personal y aprovisionamiento de insumos fueron denunciadas al director del establecimiento, doctor Guillermo Rossi, a través de una carta elevada el pasado 2 de marzo.

La misiva fue firmada por veintisiete familiares de pacientes cuya atención corresponde al HIGA, ya sea como internados o ambulatorios. Pero hasta el momento, no tuvo respuestas.

"El área es un desastre y nadie hace nada", afirmó en diálogo con LA CAPITAL Alejandra Napoleón, cuyo hijo estuvo internado en el HIGA hasta hace aproximadamente tres semanas y ahora continúa en tratamiento domiciliario. "Mientras mi hijo estuvo internado fui testigo de situaciones horrendas, como que las madres tuvieran que llevar colchones para que sus hijos pudieran dormir en el piso o que se les negara la medicación a los pacientes con serias necesidades", describió Napoleón.

La mujer puso su propio caso como ejemplo. "Mi hijo tenía que tomar varios medicamentos pero me dijeron que sólo tenían dos y me mandaron a comprar el resto, que me salieron 173 pesos", relató. Añadió que "ahora mi hijo está en mi casa y supuestamente el hospital va a seguir dándome la medicación, pero con estos antecedentes no tengo ninguna garantía de que sea así".

Según Napoleón, el mal funcionamiento de la farmacia del hospital es "el problema más grave, pero no el único" y reclamó la "urgente" construcción del cerco perimetral y la colocación de reflectores para su iluminación. "Los médicos hacen un trabajo admirable pero todo se les va por la borda porque desconocidos les pasan drogas a los pacientes por las ventanas", denunció y recordó que "hubo varios casos de enfermeras violadas cuando salían de trabajar".

En diálogo con LA CAPITAL, relató que decidió encabezar la protesta a pesar de que su hijo ya no está en el HIGA porque "es una situación por la que nadie debería atravesar y porque además nada me garantiza que mi hijo no tenga que volver a internarse".

Las críticas de Napoleón tuvieron una única salvedad. "Hay que reconocer que el trabajo que hacen las enfermeras y los médicos es excelente -afirmó-. El esfuerzo que hacen va más allá de lo que puede soportar cualquier persona. En muchos casos encima tienen que aguantar a algunos padres que no comprenden que la culpa de lo que pasa no es de ellos".

Deterioro paulatino

También María Martha Gutiérrez, madre de un paciente que aún permanece internado en el área de Salud Mental del HIGA, criticó la atención que recibe su hijo, quien en los últimos años debió atravesar varias internaciones.

"Yo tuve que presentar un recuso de amparo para que me cubrieran la medicación de mi hijo y aún así muchas veces me dicen que no hay", relató y confirmó que "cuando están internados no tienen lo mínimo indispensable para un ser humano".

En este marco, Gutiérrez aclaró que "la situación ha ido empeorando en los últimos años. Antes no era tan terrible, había más personal y las instalaciones estaban mejor cuidadas. Incluso cuando estaban mejor los sacaban a jugar a la pelota fuera pero ahora no se puede, porque no hay quién los contenga. Se limitan a tratar de medicarlos de manera que estén calmados y nada más".

Cerco

Comenzó a realizarse ayer la construcción del cerco perimetral del HIGA, en el sector de pacientes masculinos. "Es una muy buena noticia, aunque vamos a seguir reclamando para que lo extiendan a todo el hospital", explicó Alejandra Napoleón, madre de un paciente del servicio psiquiátrico del nosocomio y vocera del grupo de familiares que denunció las deficiencias de dicho sector.

Comentá la nota