Denuncian cobro de "retenciones" en la reforma impositiva provincial

El cobro de un adicional en la carga y descarga de mercaderías en los puertos bonaerenses es una "retención encubierta", según aseguran desde la oposición y el sector rural. La medida forma parte del paquete impositivo que el gobernador Daniel Scioli envió a la Legislatura y espera comenzar a aplicar este año
El cobro de un adicional en la carga y descarga de mercaderías en los puertos bonaerenses es una

La administración de Daniel Scioli pretende que se apruebe esta semana en Diputados la reforma impositiva que envió a la Legislatura el jueves pasado. El proyecto de ley contiene un paquete de aumentos, muchos de los cuales serán implementados este año en caso de ser sancionada por el Senado. Entre las subas que impactarán directamente en el bolsillo de los bonaerenses se cuentan el adicional para los terrenos de la planta urbana edificada y baldía, en el Inmobiliario Rural y en la compraventa de autos usados. Además de aumentos en las patentes, a partir del año próximo, para automóviles que superen los 40 mil pesos y la autorización para el secuestro de vehículos que adeuden impuestos, entre otras modificaciones, como el impuesto a la Transferencia Gratuita de Bienes y a las herencias.

Sin embargo, uno de los puntos más controvertidos de la reforma, por la que la Provincia espera aumentar la recaudación en 2 mil millones de pesos, es el adicional en los Ingresos Brutos que se abonan en la carga y descarga de mercaderías en las catorce terminales portuarias bonarenses. Ese impuesto representará 750 millones de pesos que impactarán directamente en el golpeado sector productivo rural de la Provincia.

"Es la mayor controversia de la reforma impositiva porque impactará directamente en el consumo", dijo a Hoy el presidente del bloque de Diputados Ari-Coalición Cívica, Walter Martello. Para el representante en la comisión de Presupuesto del bloque Gen-Coalición Cívica, Abel Buil, el cobro de un adicional en los puertos provinciales "funcionará como una aduana interna, son retenciones a las exportaciones encubiertas porque la mayoría de los productos que se cargan en los puertos bonaerenses son los productos primarios de la producción agropecuaria". Por consiguiente, el legislador opositor remarcó que el aumento "lo tendrán que afrontar en mayor medida los productores rurales en un momento en el que están muy golpeados por la sequía que se vivió en la Provincia".

De acuerdo al artículo 26 de la reforma impositiva, se establece "un incremento en el impuesto sobre los Ingresos Brutos" que se aplicará "en lo vinculado a la explotación de terminales portuarias ubicadas en puertos de la provincia de Buenos Aires". De esta manera se deberá abonar mensualmente un "adicional al monto que resulte de la aplicación de la alícuota prevista para dicha actividad".

En ese sentido, las cifras (calculadas por toneladas o fracciones superiores a 500 km de mercadería) serán de $ 8 para la carga en buques, $ 24 por cada tonelada descargada y $ 3 por cada tonelada de mercadería removida durante el mes.

El senador provincial del Gen-Coalición Cívica y dirigente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Roberto Molini, consideró que "ese impuesto lo termina pagando el productor agropecuario y además pone fuera de competencia a los puertos de la Provincia, que se van a ver en inferioridad de condiciones en relación a otras terminales como la de Rosario, donde no se cobran esas tasas".

Además, el diputado Buil consideró que "no sólo será un impacto para la exportación de productos agropecuarios sino que también perjudicará a la importación de insumos que los productores rurales reciben a través de los puertos de la Provincias".

Puertos poco competitivos

Desde la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), su director Ejecutivo, Alfredo Rodes, remarcó a Hoy que según un estudio de la entidad, "en 2007, el último año con condiciones de producción normales, de los 30 millones de toneladas de cereales (entre trigo, maíz, soja, girasol y sus derivados) que se produjeron en la Provincia sólo la mitad salieron procesadas por los puertos bonaerenses".

El dirigente ruralista consideró que, de aprobarse este impuesto para las exportaciones, se estaría hablando de "cuasi retenciones" y "los puertos bonaerenses perderían aún más competitividad en relación a los de Santa Fe y Códoba, que actualmente son más eficientes y menos costosos". Según Rodes, "en la Provincia que produce un tercio del cereal del país y que está exportando por sus puertos una mínima parte no tenemos que agregar más impuestos, sino tratar de que los puertos tengan mayor competitividad para lograr que pase por ellos la mayor parte de la producción".

Un sector golpeado

El sector agropecuario bonaerense es uno de los más golpeados a partir del conflicto entre el Gobierno nacional y el sector rural por la suba de las retenciones, a lo que se agregó la crisis financiera internacional y más tarde la fuerte sequía que sufrió el sudoeste provincial. Además, la falta de política agropecuaria del Gobierno nacional para los tres sectores productivos más importantes del campo bonaerense: el trigo, la carne y la leche provocaron un retroceso considerable en el sector rural provincial. En ese sentido, el director ejecutivo de Carbap aclaró que "este año la producción de trigo se redujo a la mitad, pasó de 16 millones de toneladas a 8 millones".

En tanto, el diputado Buil aclaró que con el veto presidencial a la ley de Emergencia Agropecuaria (que beneficiaba en el pago de retenciones a 37 distritos bonaerenses) "se perjudicó al campo en 150 millones de pesos, pero con este impuesto los productores rurales se van a perjudicar mucho más".

Por otra parte, el diputado Martello aclaró que en el proyecto de ley "no se aclara el cobro del impuesto para las mercaderías que salen de un puerto de la Provincia e ingresan en otro puerto bonaerense, ya que en ese caso habría doble imposición".

Cuestionan el secuestro de autos

Una de las medidas que incorpora la reforma impositiva de la adminsitración de Daniel Scioli es la posibilidad de que la Agencia de Recaudación bonaerense (Arba) secuestre los vehículos que adeudan impuestos.

En este sentido, se aclara que se podrá detener y secuestrar vehículos por falto de pago "por un importe equivalente al porcentaje de su valuación fiscal", que no "podrá ser inferior a un diez por ciento", o en caso que "adeude un treinta por ciento, o más, de las cuotas vencidas no prescriptas". La medida se podrá extender hasta que se verifique el pago y se aplicará en vehículos de "una antigüedad no mayor a cinco años" y "cuya valuación fiscal resulte superior a

$ 40 mil".

Esta medida ya había sido puesta en práctica por el ex recaudador bonaerense Santiago Montoya, aunque debió anularse por la gran cantidad de medidas judiciales en su contra.

En ese sentido, el diputado Walter Martello (Ari) dijo que esa disposición "constituye un peligroso antecedente, además, porque no le pone límites, al contrario, le cede facultades extraordinarias a la actual Arba". Y resaltó que "tornan altamente litigiosa su aplicación, con la posibilidad cierta de ocasionar ingentes pérdidas de dinero provincial y actividad jurídico administrativa, por resarcimientos económicos a que se daría lugar".

La oposición busca frenar los aumentos de impuestos

El oficialismo tendrá una difícil tarea para poder aprobar esta semana la reforma impositiva que el gobernador Daniel Scioli envió a la Cámara baja el jueves pasado. La intención del gobierno provincial es que los aumentos de impuestos comiencen a regir cuanto antes para poder paliar la difícil situación económica que atraviesa la Provincia, en la que este año tendrá un faltante de 2.500 millones de pesos para cubrir los gastos corrientes, entre ellos el pago de los sueldos.

Además, la Provincia necesita equilibrar el presupuesto 2010, que deberá enviar en las próximas semanas al parlamento bonaerense. Es por eso que a través de la reforma impositiva busca recaudar 2 mil millones de pesos extras, de los cuales 400 millones serán para las comprometidas cuentas de los municipios bonaerenses, con lo que se garantiza el apoyo de los intendentes y, por lo tanto, de muchos de los diputados que responden a ellos.

Sin embargo, primero deberá sortear la aprobación en Diputados, donde el oficialismo cuenta con el número justo de legisladores propios para lograr la mitad más uno del cuerpo (47 sobre 92).

Por su parte, los bloques opositores buscarán estirar el debate para tener más tiempo para analizar el proyecto de ley. "Es un disparate, y casi irresponsable aún para el oficialismo, analizar la reforma en cuatro días", dijo el diputado del Ari Walter Martello. En el mismo sentido, Abel Buil, del Gen, remarcó que "hay 300 ítems de Ingresos Brutos que si no se analizan uno por uno, se puede perjudicar a algún sector".

Los pasos que prevé cumplir el oficialismo son analizar el proyecto de ley el martes por la tarde en reunión de comisión de Presupuesto y el miércoles votarla en el recinto de la Cámara baja. La semana pasada ya lograron aprobar el tratamiento con o sin despacho de comisión, por lo que podrán aprobar el proyecto sólo con la mitad más uno de los legisladores presentes.

Sin embargo, la mayoría de los bloques opositores rechazan la iniciativa y buscarán no dar quórum para el tratamiento de la reforma impositiva, a la espera de que alguno de los oficialistas rebeldes no aporte su voto. Aunque, en ese caso, el oficialismo podrá recurrir a los radicales K que mantiene como aliados.

Incrementos en las patentes y terrenos baldíos

Dos de los aumentos que prevé la reforma impositiva impulsada por el gobierno de Daniel Scioli repercutirán sensiblemente en el bolsillo de muchos bonaerenses. Se trata del

aumento en las Patentes y en las transferencias de autos usados y en los terrenos baldíos o con construcciones precarias.

Por un lado, subirán a partir del 1º de enero próximo las patentes de los vehículos cuya valuación fiscal sea mayor a 40 mil pesos. Además, se establece un adicional del 20% sobre el impuesto a la Planta Urbana Edificada cuando el valor de la tierra sea superior a $ 200 mil y un valor de la edificación inferior a $ 20 mil. Es decir que sufrirán el aumento quienes tengan una construcción precaria en un terreno que supere los 200 mil pesos. Pero también se establece un adicional del 25% sobre el impuesto a la Planta Urbana Baldía cuando la valuación fiscal del inmueble sea superior a $ 43.750.

En el caso de las patentes, en los autos valuados entre 40 mil y 60 mil pesos, la alícuota se elevará de 3,60 a 3,80. Para los vehículos de más de

60 mil pesos de valuación, la alícuota pasará de 3,60 a 3,90. En tanto, los que vayan de 20 mil a 40 mil pesos se mantendrá la alícuota vigente este año (3,60). Y las unidades valuadas en hasta 20 mil pesos registrarán bajas de 0,20 y 0,40 puntos en las alícuotas. Además, la Provincia autorizará aumentos de hasta 20% en la Patente de los modelos anteriores a 1999, que es cobrada por los municipios.

Otro de los impuestos que genera polémica es el que se aplicará a la compraventa de autos usados. Con la reforma, el gobierno provincial pretende eliminar el cobro de Ingresos Brutos en esas operaciones, porque representan una evasión que llega al 80%. En cambio, busca cobrar el impuesto a los Sellos, que pagará el comprador al momento de adquirir un auto usado. Así, el Registro de la Propiedad Automotor actuará como agente de retención del tributo cuando el nuevo dueño del vehículo vaya a inscribir la unidad.

Otro golpe al campo con el Inmobiliario Rural

Además del adicional en la carga y descarga de mercaderías en los puertos bonaerenses, al sector rural lo perjudicará el aumento en el impuesto Inmobiliario Rural, a partir de la utilización de las valuaciones fiscales para calcular el gravamen.

De esta manera, la rerforma prevé el cálculo del impuesto Inmobiliario Rural a partir de las valuaciones fiscales determinadas en 2005, lo que elevará el impuesto considerablemente. Además, con la reforma se eliminan los coeficientes de productividad por zona geográfica vigentes desde 2002 y se aplicarán nuevas valuaciones a las construcciones de los campos de la Provincia que equipararán el impuesto al nivel de las edificaciones urbanas.

Sin embargo, los distritos afectados por la sequía tendrán beneficios. En el caso de Ayacucho, Brandsen, Castelli, Dolores, General Alvear, General Guido, General Lavalle, General Madariaga, Las Flores, Laprida, Magdalena, Maipú, Mar Chiquita, Pila, Punta Indio, Rauch, Tapalqué y Tordillo, los aumentos no podrán superar el 33%.

Mientras tanto, estarán excentos del Inmobiliario Rural en 2010 las construcciones rurales de Adolfo Alsina, Saavedra, Puán, Tornquist, Coronel Rosales, Coronel Dorrego, Bahía Blanca, Villarino, Patagones, Guaminí, Coronel Suárez y Coronel Pringles.

Comentá la nota