Denuncian 69 casos de desaparecidos

La Comisión de Familiares de Muertos Políticos de Brasil denunció ayer que descubrió 69 nuevos casos de desaparecidos durante la última dictadura militar en ese país (196485), y que, entre ellos, hay dos ciudadanos argentinos y uno francés. La Comisión afirmó, además, que estos nuevos hallazgos reforzarían no sólo los indicios existentes acerca del grado de coordinación represiva entre las distintas dictaduras del Cono Sur conocido como Plan Cóndor sino que, además, asignaría a la dictadura brasileña un lugar mucho más preponderante en ese operativo que el que hasta ahora se le asignaba.
De acuerdo con la denuncia, los argentinos Lucio Pregone y Antonio Graciani, así como el ciudadano francés Jean-Henri Raya Ribard, todos residentes en Buenos Aires en aquel entonces, fueron detenidos y desaparecidos el 23 de noviembre de 1973 en Copacabana, Río de Janeiro, víctimas de un operativo montado por agentes de la dictadura brasileña en conjunto con miembros de "alguna" organización paramilitar que actuaba por entonces en la Argentina.

Janaína Teles, historiadora que integró el equipo que realizó la investigación, sostuvo que el caso de los argentinos y el francés es "paradigmático" por lo que representa en términos de prueba de la colaboración entre las distintas dictaduras de la región. "Estamos prácticamente seguros de que la operación de 1973 fue un ensayo del Cóndor, que estuvieron involucrados elementos de la represión brasileña con argentinos y también chilenos, porque días después también fueron apresados dos militantes que habían huido de Chile, donde todos saben que Brasil prestó gran colaboración en el golpe y aportó agentes", explicó.

En apoyo de esta tesis, Teles citó el caso de un operativo también coordinado por elementos represivos de Brasilia, Buenos Aires y Santiago que en 1974 secuestró a varios militantes, entre ellos el argentino Enrique Ruggia. "La desaparición de Ruggia, por ejemplo, fue comandada por Paulo Malhaes, alias ‘Doctor Pablo’, un militar brasileño que en 1973 participó de interrogatorios a presos políticos en el Estadio Nacional de Chile", precisó la historiadora.

Asimismo, Teles enfatizó el rol de la dictadura brasileña en tanto impulsora del método de desaparición de personas así como en el armado del Plan Cóndor. "Fue Brasil el país que inventó la eliminación y la desaparición de opositores como método y política de estado: los primeros desaparecidos brasileños son de 1972", aseguró. "No hubiera habido Plan Cóndor si Brasil hubiera vetado la idea, por más que hasta hoy existe la falsa idea de que Brasil no tuvo nada que ver con ese sistema", agregó.

Gracias a la ley de amnistía que dictó en Brasil en 1979 el por entonces dictador Joao Baptista Figueiredo, ninguno de estos crímenes fue investigado. "La amnistía en Brasil es sinónimo de ley de amnesia y de ella se ha valido el Poder Judicial para desentenderse de la búsqueda de la verdad", explicó a su turno Suzana Lisboa, una de las fundadoras de la Comisión de Familiares.

Comentá la nota