Denuncian más anomalías en el cobro de la tarifa de taxis

A pesar de que la actual tarifa de taxis ya cumplió seis meses vigente, todavía circulan unidades con relojes desactualizados. Tal es el caso de la licencia Nº 1.251, cuyo odómetro marcó una bajada de bandera a 2,80 pesos y la ficha a 13 centavos. El interrogante es cómo hizo para sortear los controles de la Municipalidad sin ser detectado, además de manipular el sistema para equipararlo con los precios vigentes, de $ 3,20 la bajada y $ 0,15 la ficha.
A esa pregunta se enfrentó un pasajero el lunes pasado. El muchacho subió junto a su hijo en Rioja y 1º de Mayo con la idea de trasladarse hasta Jujuy y Santiago. "Era llamativo la rapidez con que bajaban las fichas, por lo menos cada sesenta metros", relató.

Pero la sorpresa más grande fue cuando al descender pidió el ticket, donde figuraba la bajada de bandera a $ 2,80 y $ 0,13 la ficha, valor que quedó fuera de vigencia el 28 de octubre de 2008. El recorrido fue de poco más de cuatro kilómetros, entre las 14.27 y las 14.35, con un importe final de 9,85 pesos.

Con el comprobante de pago en la mano, el hombre denunció la irregularidad en la Secretaría de Servicios Públicos del municipio.

El director de Fiscalización de Transporte de la Municipalidad, Mariano Savia, consideró esta experiencia "un hecho aislado", pero no descartó que el reloj haya estado manipulado para modificar la tarifa.

Llamativo. "Es raro ver que un taxi marque la tarifa anterior y cobre la actual. Vamos a investigar el caso porque tampoco descartamos que el odómetro se manipule para variar el precio", indicó el funcionario.

Y recordó que las denuncias más frecuentes referidas a las unidades de alquiler tienen que ver con tarifas mal cobradas o fuera de horario, maltrato a pasajeros, entrega de dinero falso o falta de prestación del servicio (ver aparte).

Respecto a los controles sobre los comercios encargados de actualizar los relojes y la periodicidad con que caen las fichas (el pasajero denuncia que cayeron cada sesenta metros), el titular de Fiscalización del Transporte explicó que "los distintos establecimientos se inspeccionan cuando hay cambio de tarifa, y los odómetros se fiscalizan cuando el taxi se somete a la revisión técnica", además de los controles rutinarios.

Savia sostuvo que en varias oportunidades se detectaron odómetros tocados, que fueron sometidos a pericias de organismos oficiales. "Este pudo haber sido un caso, pero también se puede tratar de una deficiencia eléctrica", arriesgó.

Finalmente sostuvo que, ante la denuncia del damnificado, se realizaron las actuaciones administrativas que, de comprobar la falta, podrían determinar la caducidad de la licencia. Al mismo tiempo se abrió una causa judicial ante el Juzgado de Instrucción Nº 8, para determinar si se configuró el delito de defraudación.

Comentá la nota