Denuncian que se adulteraron expedientes públicos en Alberdi

Dudas de Cano sobre el origen de cheques oficiales por $ 152.000 robados a un particular. El legislador radical dijo que presentará una denuncia penal. Habló de gastos discrecionales y de contrataciones sospechosas.
"Más que una Municipalidad, parece una Pyme familiar". A esa conclusión llegó el legislador radical, José Cano, luego de indagar en el escándalo desatado en Juan Bautista Alberdi tras el robo de $ 152.000 en cheques emitidos por esa administración, perpetrado en la casa de un agricultor el 12 de julio.

El parlamentario advirtió que llevará toda la documentación a la Justicia, porque el expediente elevado al Concejo Deliberante para justificar el trámite estatal de supuestas compras fue fraguado. "Lo hizo el intendente, Luis Campos, y su cuñado, Juan Lescano, el secretario de Obras Públicas; lo cotizó su hermano, Jesús Campos, que es jefe de Compras; y lo aprobó su esposa, Sandra de Campos, que preside el Concejo Deliberante", sintetizó el senador nacional electo.

Tres inquietudes

El legislador Cano objetó a las explicaciones brindadas por el jefe municipal a los ediles de Alberdi ya que, según entiende, hay anomalías en tres operaciones.

La primera, referida a la locación de servicios de "rastrado de baldíos, cunetas, márgenes de canales de desagües y otros". Detalló que, el 16 de febrero, el intendente firmó ese contrato con el señor José Jiménez García -víctima del atraco- por $ 11.480, pero que ese contrato no cuenta con el sellado de ley correspondiente. "El 10 de marzo, 22 días después, Campos firmó el decreto por el que manda a realizar la contratación directa. Y el 3 de junio se pagó el importe, sin cumplir con la exigencia del contador general de contar con el informe referido a si los trabajos se realizaron. Tampoco hubo cotización con otra persona física o jurídica", dijo.

La segunda irregularidad, según Cano, corresponde a la locación de los servicios de "fumigación de cunetas de caminos vecinales, canchas de fútbol y otros", por $ 21.525. El mismo productor, de acuerdo a la denuncia de Cano, cuenta sólo con una fumigadora tipo mosquito. "En realidad, el trabajo se hizo con las fumigadoras tipo turbinas que se utilizan en las plantaciones de citrus, las que fueron provistas sin cargo por productores de Alberdi", añadió.

La tercera sospecha, planteó, se centra en la compra de un tractor usado ofrecido a $ 150.000 por una persona que no se identificó ni tampoco dio su domicilio. "La Municipalidad lo compró sin patente y sin establecer el año del mismo", se quejó. Incluso, según la documentación a la que accedió Cano, los cheques con los que se pagó esa compra fueron emitidos el mismo día, pero no son correlativos y corresponden a chequeras diferentes. "De la mera observación surge que los cheques fueron entregados con anterioridad al robo de los mismos y la operación de venta, con su expediente, fue armada con posteriodad", denunció.

Agregó que tampoco se efectuó la retención del 2,5% que corresponde a todo libramiento, lo que representa una presunta evasión de $ 3.000. "El señor Jiménez recibió los cheques al portador, como en las anteriores dos operaciones, y emitió un 'Recibo X'; es decir, un papel no válido como comprobante. Esto implica que la Municipalidad no cuenta con un documento que compruebe el motivo que permitió que los cheques formen parte del patrimonio de una persona ajena al municipio", aseveró.

El legislador no tiene dudas respecto de las irregularidades que presentan las tres operaciones realizadas con los cheques municipales robados en la casa del agricultor Jiménez García. Advirtió que hasta los expedientes remitidos al Concejo Deliberante el 22 de julio, para brindar las explicaciones del caso, presentan adulteraciones.

Comentá la nota