Denuncian que la UNS aceptó dinero de una empresa procesada por contaminar el ambiente

Los representantes de las listas Integración, Intercentros, Azul, MNR-Desafíos, La Corriente y la Decana del Departamento de Humanidades denunciaron que la Universidad Nacional del Sur aceptó algo más de $1,2 millones de parte de una empresa acusada de contaminar el ambiente.
La firma YMAD, creada en 1958 para la explotación del yacimiento Farallón Negro-Alto de la Blenda , rico en oro y plata, en la provincia de Catamarca, era gestionada por el Estado Provincial, la Universidad Nacional de Tucumán (descubridora del yacimiento) y el Estado Nacional.

Sus utilidades se destinaron fundamentalmente a la provincia de Catamarca (60%) y a la construcción de la ciudad universitaria de Tucumán (40%). De todas formas, una ley establecía que el 50% de las regalías podían, en determinadas condiciones, ser distribuidas entre las demás universidades del Estado.

Esto ocurrió este año, cuando la firma (durante la presidencia de Menem se cambió su marco legal, tributario y administrativo, constituyéndose en una unión transitoria de empresas con Minera Alumbrera Limited gerenciada por Xstrata Plc –Suiza- que tiene el 50% del paquete accionario mientras que las empresas canadienses, Goldcorp Inc y Northern Orion Resources Inc poseen el 37,5% y el 12,5%, respectivamente) acordó la distribución de sus utilidades (50 millones de pesos) entre las universidades del país.

El inconveniente con YMAD surgió en junio del año 2008, cuando la Cámara Federal de Apelaciones Nº 2 de Tucumán procesó al Vicepresidente Primero y Gerente General de la Minera Alumbrera por el delito de contaminación peligrosa para la salud.

Sin embargo, el Consejo Superior Universitario de la UNS, en su plenario del 8 de abril de 2009, aprobó por el voto nominal de veinte de sus miembros el dictamen de mayoría que proponía: "aceptar de la firma ‘Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio’ la suma de $ 1.215.511 en concepto de participación en las utilidades líquidas y realizadas por el ejercicio 2007.

El dictamen de minoría, por su parte, aconsejaba rechazar el dinero, instar al Estado Nacional, al Estado Provincial de Catamarca y a la Universidad Nacional de Tucumán a que las utilidades correspondientes a la UNS sean empleadas en estudios de impacto ambiental en la zona afectada por la contaminación y exigir al Estado Nacional mayor rigor en el control de las actividades de la Empresa Minera respecto de la contaminación del medio ambiente y de las utilidades declaradas.

Mediante un comunicado de prensa, los representantes de las listas Integración, Intercentros, Azul, MNR-Desafíos, La Corriente y la Decana del Departamento de Humanidades, que votaron el dictamen de minoría, aseguraron que "la Universidad debe establecer ciertos límites en los recursos económicos que acepta".

Asimismo, se preguntaron sin con esta decisión no se les brinda un doble mensaje a los alumnos, cuando se pregona el respeto a los derechos humanos y al mismo tiempo se aceptan recursos procedentes de una empresa minera seriamente denunciada y procesada por contaminación ambiental.

"La Universidad Pública al aceptar, sin ningún tipo de cuestionamiento, estos recursos ‘contaminantes’ corre el riesgo de ‘contaminar’ su protagonismo y su responsabilidad social", sentenciaron.

Comentá la nota