Denuncia ratificada

Por Raúl Kollmann.

La empresa YPF y el Grupo Petersen se presentaron ayer ante la Justicia para ratificar la denuncia que realizaron por lo que consideran una operación de prensa que se hizo en su contra. En YPF, la familia Eskenazi es la principal accionista argentina, y en Petersen son los propietarios.

Según lo trascendido, en las causas judiciales se pedirá también la declaración del diputado del PRO Federico Pinedo, quien reveló el domingo que también hubo un intento para que él participara de una ofensiva contra la petrolera. Aunque en las presentaciones de ayer no se acusa a nadie, la base de las dos causas judiciales son los videos en los que se aprecia al periodista de La Nación Carlos Pagni, a su socio Juan Romero y al agente de prensa Fabián Falco coordinando con dos supuestos empresarios la realización de notas periodísticas contrarias a YPF. A Romero y Falco se los ve también cobrando sobres con dinero.

En un breve comunicado, la petrolera informó que "YPF ratificó hoy (por ayer) la denuncia en relación con la difusión de dos videos anónimos en los cuales se exhiben situaciones irregulares que afectan la imagen de la empresa". La compañía ratificó su denuncia en el juzgado federal de Claudio Bonadío y el Grupo Petersen en el juzgado federal de Sergio Torres. En el comunicado, YPF sostiene que agregó documentación a los dos expedientes.

Desde que aparecieron los videos en YouTube, la petrolera insiste en que debe investigarse quién los filmó y también la existencia de una operación de prensa. En una solicitada que se publicó el domingo en los principales diarios, la empresa señaló que Pagni escribió este año once artículos adversos a la petrolera; enumeró lo que consideró falsedades de esas notas y, sobre todo, cuestionó que el columnista nunca intentó confirmar con ellos la veracidad de la información. De hecho, YPF sostuvo que las notas orientadas a señalar que YPF estaba en problemas económicos, que tenía contratos impagos, que la familia Eskenazi se retiraría de la empresa y otros enfoques de ese tipo, se corresponden con las negociaciones que se aprecian en el video y el dinero que se le pagó a Romero, socio de Pagni, con la entrega de sobres en reuniones realizadas en bares.

Pagni admitió en una nota el sábado que efectivamente esos supuestos empresarios le pagaron a Romero, pero que fue sin su conocimiento. Y, además, afirmó que el dinero correspondía a un newsletter que tienen en sociedad. La razón por la que el cobro se hizo con sobres y en un bar es que –según el argumento de Romero y Pagni– los empresarios todavía no se habían inscripto en la Argentina.

El domingo, en el diario La Nación, el diputado del PRO Federico Pinedo reveló que un periodista también intentó presentarle a esos empresarios. La idea era realizar una reunión con el agente de prensa Falco, el periodista Raúl López, la legisladora Lidia Satragno, Pinky, que había presentado un proyecto cuestionando la compra de las acciones de YPF realizada por los Eskenazi, y el propio Pinedo. López, de la revista Labor Parlamentaria, negó muy a medias la información de Pinedo y sólo atinó a contestar: "Puede ser. Voy a revisar mis papeles y después lo aclaro". La reunión con Pinedo no se concretó porque los supuestos empresarios la cancelaron. Para los allegados a YPF eso demuestra que la maniobra en su contra, que se percibe en el video, tenía otras ramificaciones.

Comentá la nota