El ARI denuncia nuevo gerenciamiento privado para cobrar impuesto a la cartelería comercial

El concejal Rafael Kadlec advirtió que la privatización de la gestión de cobro del impuesto municipal a la Publicidad y la Propaganda, sobre los contribuyentes radicados fuera del ejido de Resistencia, terminará afectando a los comercios, agencias de publicidad y empresas de cartelería locales, que podrán terminar pagando solidariamente el tributo.
Kadlec señaló ayer que la misma ordenanza general impositiva y tributaria establece en su artículo 222, la responsabilidad solidaria de los propietarios de los bienes en los que se expongan los anuncios, así como los agentes, empresas publicitarias o instaladores del anuncio. Ninguno de ellos puede excusar su responsabilidad solidaria por el hecho de haber contratado con terceros la realización de publicidad. Las normas que anteceden son aplicables también a los titulares de los permisos o concesiones que otorgue la Municipalidad relativo a cualquier género de publicidad”, se transcribió de la OGIT en un comunicado de prensa del bloque unipersonal del ARI en el Concejo.

El edil opositor invitó a visualizar que se trata de toda la publicidad de marcas, incluyendo la que exponen los bienes de uso de los comercios, muchas veces provistos por las propias marcas. “Es importante que cada vecino de la ciudad, analice la situación y saque sus propias conclusiones: freezers, heladeras, exhibidoras, sombrillas, mesas, sillas, servilleteros, etc. Son elementos que a diario vemos y se usan en el comercio, sea la despensa del barrio o el supermercado donde realizamos las compras, la confitería, restaurant, café, etcétra, quedan comprendidos” aseguró.

“Los contribuyentes de Resistencia deberán hacer frente a un importante incremento en algunos impuestos que percibe el municipio, que si bien en principio afectarían a determinadas actividades comerciales, industriales y de servicios, en definitiva se trasladarán a todos los vecinos de la ciudad, tanto en su calidad de propietarios de inmuebles, bienes muebles, titulares o no de las explotaciones, o como simples consumidores” se compuso a la luz de los términos del proyecto de la OGIT de este año puesta a consideración del departamento legislativo municipal.

“El Bloque ARI del Concejo Municipal hace un llamado a la reflexión a los contribuyentes, como también a sus pares del órgano legislativo, para que cada uno analice el impacto de esta medida en su actividad, con la certeza de que todo incremento tributario se traslada al consumidor, implicando recesión, cierre de fuentes de trabajo, emprendimientos familiares, en definitiva ahondar la crisis”, señaló Kadlec.

Comentá la nota