La denuncia de Cazabán divide aguas en el PJ

Los intendentes salieron a bancar la movida oficial, pero algunos hacen salvedades. En tanto, la gente de Félix criticó la decisión.

La feroz pelea entre el Gobierno y el grupo Vila-Manzano divide posiciones en el peronismo local. Algunos justicialistas de peso se muestran dispuestos a respaldar al Gobierno mientras que otros ya toman distancia y se desentienden del asunto.

Por estas horas, tanto el intendente de Las Heras y presidente electo del PJ, Rubén Miranda, como el de Guaymallén, Alejandro Abraham, tienen previsto reunirse con el Gobernador para conocer precisiones sobre las acusaciones que el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, hizo el miércoles pasado en la Legislatura contra los empresarios Daniel Vila y José Luis Manzano.

Pero antes, ambos jefes comunales adelantaron que avalarán al Gobierno. "Desde ya que acompañamos todas las cosas que tienen que ver con la gestión", avisó Miranda. "Que quede claro que banco al Gobierno", remarcó Abraham.

Según Miranda, "Cazabán ha planteado algunas cuestiones bastante complicadas y para haberlas planteado debe tener argumentos", sostuvo. Abraham, en tanto, fue más audaz en sus dichos: "Debe tener una razón para haber manifestado todo esto. Es evidente que el multimedio está teniendo una actitud muy hostil con el Gobierno. Hay que leer el diario Uno, escuchar la radio Nihuil o ver el Canal 7 para notar que hay indicios de esto", lanzó.

Sin pelos en la lengua, el jefe comunal fue más allá: "Si este tipo de extorsiones están aconteciendo, hay que decir que Cazabán ha tenido una actitud muy valiente. Pero que quede claro que me sorprendió con la denuncia, no estaba todo armado ni todos sabíamos, como se ha dicho por ahí".

El encuentro con Jaque podría traer como resultado la propuesta de que sea el PJ en su conjunto el que salga a respaldar públicamente al Gobierno. Aunque será una tarea complicada por lo divididas que están las aguas.

Los referentes con más poder territorial de los "azules" expresaron su aval al Gobierno aunque marcaron clara distancia de los dichos de Cazabán. El senador nacional Adolfo Bermejo explicó: "Soy un soldado de este Gobierno y lo voy a acompañar hasta las últimas consecuencias, pero en doce años de intendencia en Maipú nunca he tenido problemas con Vila y Manzano".

En tanto, el intendente de San Martín, Jorge Giménez, dijo no muy convencido: "Soy parte de un gobierno y no voy a estar yendo y viniendo; por algo será lo que se ha dicho". El jefe comunal admitió que le molesta que el multimedios Uno "proteja a Julio Cobos" (al que definió como "un hombre que no hace nada") y "le pegue a Jaque".

Sin embargo, dejó en claro: "Sobre esto puedo opinar; ahora, sobre el tema de si hay extorsión, yo no puedo decirlo. Nunca he sido presionado por nadie, al contrario, yo trabajo con el multimedios y todo lo que se ha hecho ha sido con acuerdo".

La mirada crítica

En el Sur la mirada fue totalmente otra. El senador provincial Emir Félix dijo que no se trata de un problema "político" y que "debe ser la Justicia" la que dilucide los hechos.

El legislador, que asumirá a partir de mayo la intendencia de San Rafael en lugar de su hermano Omar (que juró el jueves como diputado nacional), definió: "La política no tiene nada que opinar, es tiempo de que opine la Justicia", y pidió que el PJ "no apoye" sino que "espere a lo que diga la Justicia" porque "emitir opinión es prejuzgar". "El PJ no se tiene que meter en esto", declaró el legislador, que supo trabajar para el grupo denunciado.

"Se trata de un problema de casinos y la verdad es que la provincia parece convertirse en un garito. Yo he votado en contra de los casinos", advirtió en relación a la interpelación que se le hizo en Diputados a Cazabán por un decreto que habría favorecido al Sheraton. "Pensé que Cazabán iba a dar una explicación fuerte respecto a los casinos", sumó.

En relación a ese grupo económico, Félix afirmó: "Nunca he sido extorsionado. Si me hubiera pasado, habría ido a la Justicia inmediatamente, es allí donde se tiene que apresurar una definición por esta situación".

La misma postura tomó el senador Germán Gómez, quien comanda el bloque que reporta a Omar Félix. "Si el hecho es tal como ocurrió, debería haberlo informado ante la Justicia y no haberlo denunciado mediáticamente, el Gobierno lo hace para tapar su mala gestión", espetó.

Comentá la nota