Dengue: Sostienen que hay casos en Catamarca, La Rioja y Chaco.

El ministro de Salud de Santa Fe, Miguel Angel Cappiello aseguró que "el dengue no se fue, el dengue está". Lo dijo durante la presentación de campaña de prevención, que se larga en agosto en esa provincia. Aseguró que "hay casos en Catamarca, La Rioja y Chaco" y que el mosquito resistió temperaturas bajo cero.
Mientras la pandemia de gripe A entró en una curva descendente que igualmente no admite relajar las medidas de prevención, se acerca un nuevo desafío para las áreas sanitarias: atacar el posible rebrote del dengue, la enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti.

"Hay casos en Catamarca, La Rioja y Chaco. Estamos en una situación donde hemos podido comprobar que el mosquito ha resistido temperaturas bajo cero en el norte de Santa Fe. Por lo cual todas esta patología que debería ir cambiando con las estaciones climáticas, no lo está haciendo", reflexionó Miguel Ángel Cappiello.

El funcionario dio cuenta así del mapa epidemiológico de la enfermedad en la presentación de un plan de prevención (tal como adelantó La Capital el domingo pasado) organizado por la provinicia y el gobierno municipal. El acto estuvo encabezado por el intendente Miguel Lifschitz y participaron la ministra de Educación, Elida Rasino, el secretario de Salud municipal, Luis Dimenza, y el presidente del Concejo Miguel Zamarini.

Precisamente Dimenza fue quien presentó las distintas instancias que se tuvieron en cuenta para las estrategias de vigilancia, y para fortalecer las campañas que buscan reinstalar la concientizacíón de la población ante el rebrote de la enfermedad.

Como se recomendó en los primeros meses del año, la idea es que la comunidad retome los hábitos de descacharrización y evite la acumulación de agua limpia en recipientes, lugares donde se reproduce la larva del Aedes aegypti.

También no hay que dejar al aire libre receptáculos que puedan acumular agua de lluvia (neumáticos, cacerolas o macetas) o directamente ponerlos boca abajo, despejar canaletas y cambiar periódicamente el agua de floreros o bebederos de mascotas.

Después, y tal como se hizo con la gripe A, Rasino valoró el rol de la escuela como ámbito adecuado para reforzar y transmitir las recomendaciones sanitarias, que se trasladan a los hogares a través de los alumnos.

De acuerdo a los pronósticos, Cappiello recordó que el dengue se iba a desarrollar en el verano. "Sin embargo encontramos casos en invierno. Necesitamos un cambio de cultura social en toda la comunidad. Que sepamos que estas son enfermedades que se resuelven con la participación de todos", indicó.

Comparando la gripe A y el dengue, Cappiello graficó que para ambas no hay vacuna. "En el dengue, el aislamiento social no es lo adecuado porque el mosquito vuela hasta 100 metros. En la gripe A sí es lo recomendado. Todas estas medidas son las que hay que ir tomando. Insistimos en la mayor de nuestras respuestas que es la responsabilidad social, la solidaridad y que todos sepamos qué tenemos que hacer en cada caso", enfatizó.

Por último, el intendente Lifschitz valoró el trabajo coordinado entre las distintas áreas de gobierno municipales y provinciales para atacar tanto a la gripe A como ahora esta segunda fase de lucha contra el dengue. Y criticó al gobierno nacional por no implementar estrategias comunes que podrían ser puestas en funcionamiento en todo el país.

"La solución pasa por tener una adecuada y correcta información sobre la situación y la evolución de la enfermedad para, en primer lugar, tomar organizada y sostenidamente las medidas adecuadas de prevención y así avanzar sobre la adecuación de los sistemas sanitarios", remató.

Comentá la nota