El dengue sindical

Por Martín Dinatale

No será una semana fácil para la Presidenta. Cristina Kirchner logró frenar el debate en el Senado para declarar la emergencia sanitaria por el avance del dengue pero no podrá salvarse esta semana de otro picazón que desde hace tiempo la persigue y le quita el sueño: el dengue sindical.

Los máximos referentes de la CGT encabezados por Hugo Moyano se reúnen hoy por la tarde con la Presidenta para llevarle un largo listado de reclamos. Entre estos se encuentran los pedidos por un plan para frenar los despidos masivos, un esquema alternativo que atienda la crisis económica, un seguro de desempleo y los eternos pedidos por aumentos salariales.

No se trata de un reclamo más ni de un encuentro protocolar del montón el que deberá sortear la Presidenta. Moyano llegará a la Casa Rosada a una semana del acto que realizará en la Avenida 9 de Julio por el Día del Trabajador, donde prevé una masiva convocatoria de todos los sectores del sindicalismo y el PJ para apoyar al Gobierno. Hay sectores del gremialismo que aventuran posibles enfrentamientos entre los grupos en pugna en la CGT, es decir, entre kirchneristas y peronistas ortodoxos. ¿Podrá convertirse este acto en vez de una muestra de apoyo para el Gobierno, en un salvavidas de plomo?

Nadie lo sabe. Todo dependerá del nivel de respuestas que obtenga la CGT de Cristina Kirchner y del grado de certezas que tengan las propuestas de la Presidenta hacia la cúpula sindical.

Además, detrás de reclamo gremial de Moyano se esconde una exigencia electoral. La central gremial le reclama a Néstor Kirchner por lo menos cuatro lugares en la lista de candidatos a diputados del peronismo bonaerense. El ex presidente no logró hasta ahora dar una seguridad a Moyano de que sus hombres tendrán lugares seguros para ocupar varias bancas en el Congreso. El silencio de Kirchner en este aspecto empieza a molestar a los hombres de la CGT.

Moyano también exige a los Kirchner el manejo de más de 2000 millones de pesos de excedentes de los fondos de las obras sociales. Pero el líder de la CGT encuentra un obstáculo en ese objetivo: la ministra de Salud Graciela Ocaña, que se niega a dar ese tesoro a las manos gremiales.

La Presidenta no le brindó mayor respaldo a la ministra que el que le puede asegurar la falta de reprimendas. Después de todo, se trata de un Gobierno acostumbrado al maltrato de sus funcionarios. Pero Ocaña sabe que sus horas están contadas. Habrá, según se supo en las últimas horas, un nuevo intento de la ministra de Salud por impulsar en el Senado un proyecto de ley que declare la emergencia sanitaria a nivel nacional para atender el dengue. Este mismo tema fue frenado la semana pasada en medio de la sesión por pedido de Néstor Kirchner y la misma Presidenta. "No habrá ley de emergencia sanitaria", asegura el jefe de bloque de senadores del PJ Miguel Pichetto como una manera de ratificar la estrategia del matrimonio presidencial. No habrá, se entiende, una atención mayor al dengue que la que se dio hasta ahora. No habrá por cierto respuestas claras para la ministra de Salud. El dengue sindical parece preocupar más a los Kirchner que el dengue real que afecta a miles de argentinos a lo largo de todo el país.

Comentá la nota