El dengue se propaga por el Conurbano

Se confirmaron 15 casos pero hay otras 32 personas bajo sospecha. En Quilmes ya están fumigando. Piden prevención y atención a los síntomas.
El ministerio de Salud bonaerense informó que son 15 los casos de dengue no autóctono confirmado, personas afectadas por el mosquito vector en otros territorios, y 32 sospechosos entre los que están dos jóvenes de Quilmes que a pesar de presentar síntomas compatibles falta conocer la causa.

La Dirección de Epidemiología bonaerense detalló en un comunicado de prensa que los dos últimos casos sospechosos de dengue se registraron la semana pasada en el partido de Quilmes.

Se trata de una joven de 15 años y un muchacho de 28, que regresaron de Charata, Chaco, el miércoles 25 de marzo.

Un día después la mujer comenzó a sentir los primeros síntomas y tres días después le ocurrió lo mismo a su pareja.

Los jóvenes resolvieron consultar en el Hospital provincial "Dr. Isidoro Iriarte" de Quilmes, donde quedaron internados por prevención.

Por su parte, el director de Epidemiología, Mario Masana Wilson, indicó que en la provincia de Buenos Aires "fortalecimos la vigilancia epidemiológica y estamos trabajando de manera coordinada con los municipios en la notificación inmediata de casos".

Los síntomas mas frecuentes son: fiebre alta, dolor de cabeza en la zona frontal, dolor detrás de los ojos que se exacerba con los movimientos oculares, dolores musculares y articulares.

También inapetencia y dificultades en el sentido del gusto, erupción de máculas o pápulas en tórax y miembros inferiores y aparición de náuseas y vómitos.

El parte de la cartera sanitaria provincial explica que "como no hay vacuna", la mejor manera de prevenir es combatir los criaderos de larvas y evitar las picaduras de mosquitos adultos.

Las recomendaciones son: vaciar, dar vuelta o colocar bajo techo todo elemento que tenga una pared firme y que pueda colectar agua porque el mosquito hembra pone los huevos sobre esa pared sólida como baldes, frascos, botellas, juguetes o cubiertas que puedan quedar a la intemperie en los patios.

Limpiar las canaletas con regularidad para favorecer el drenaje del agua, tapar los tanques de agua; en el interior de las viviendas, cambiar asiduamente el agua de floreros y recipientes donde beben las mascotas.

Colocar mosquiteros en puertas y ventanas, usar aerosoles repelentes, tabletas insecticidas o espirales, triturar, cerrar o quemar (si está permitido) la basura y los desechos acumulados cerca de las viviendas, porque pueden acumular agua de lluvia.

Para quienes decidan visitar zonas donde el dengue es endémico se recomienda usar sustancias repelentes, ropa clara que cubra la piel, y hospedarse en hoteles con aire acondicionado. También verificar que en su lugar de alojamiento puertas y ventanas cuenten con mosquitero.

Comentá la nota