El dengue político.

Las declaraciones de ayer del titular del Hospital San Juan Bautista trivializan más las acciones oficiales desde cuando estalló el problema del dengue. "De 100 consultas diarias 80 son dengue, así que no empecemos a buscar otro tipo de cosas para disfrazar una realidad" dijo.
Ayer el funcionario reconoció públicamente las complicaciones que trae aparejada la epidemia de dengue en la ciudad y la provincia; epidemia que llegó en un periodo electoral y que por eso se minimizó por conveniencia política.

Esa negación sistemática del problema de parte de las autoridades del Estado catamarqueño, obvio, poco ayudó a la solución, al contrario, contribuyó a magnificarlo porque no se tomaron las medidas convenientes.

Paso fácilmente una semana desde el momento en que se detectaron los primeros infectados y la novedad se hiciera público en algunos medios de comunicación, no en los oficialistas.

Ahora con el problema instalado, y por mucho tiempo claro, además de las lagrimas de cocodrilo de muchos funcionarios radicales, solo queda implementar medidas que aplaquen la gravedad del tema.

Frases del médico Ernesto Martínez, director del Hospital San Juan Bautista sobre los casos de dengue que deben atenderse en el nosocomio:

"Debemos mantener una secuencia que tiene que ver con el laboratorio, radiología y otros servicios de apoyo, que hace que el paciente tenga que permanecer varias horas a la espera de los resultados de los estudios y lógicamente genera caos en el hospital"

"Requiere de planes que no sólo tengan el soporte académico o intelectual de quienes son los responsables de delinear las medidas".

"Hace falta mucho dinero para contener esta patología. Y hará falta mucho más si empiezan a aparecer casos complicados que pongan en riesgo la vida de los pacientes y requieran de drogas que son muy caras".

Comentá la nota